Provocación inadmisible

Las insinuaciones del presidente regional de Cajamarca, que parecen alentar a las multitudes a deponer al Jefe del Estado, aun siendo un juego irresponsable y peligroso, merecen la repulsa de la ciudadanía toda, que se ha expresado en tal sentido, independientemente de la diversidad de opiniones y posiciones en torno a la política del mandatario y sus decisiones recientes, las cuales deben ser enfocadas y debatidas con altura, civismo y convicción democrática.

| 07 junio 2012 12:06 AM | La Primera Palabra | 1k Lecturas
1086

Aunque formalmente la citada autoridad no haya llamado a que una muchedumbre derroque al mandatario que el pueblo eligió, sus palabras constituyen una provocación inadmisible, pues ha irrespetado la majestad de la Presidencia de la República y la institucionalidad democrática; acaso buscando ser detenido con el afán ciego de agudizar el conflicto, lo que puede llevar a una escalada que a nadie conviene, y menos al pueblo de Cajamarca.

El presidente regional ha entrado en un terreno minado cuando, lo que debería hacer, como bien ha dicho un congresista insospechable de ser complaciente con el gobierno, es asumir su responsabilidad y trabajar en serio por encontrar una salida pacífica, sin violencia ni consecuencias dolorosas, al conflicto de Conga.

Si bien las respuestas de sectores políticos y mediáticos conservadores, empeñados en llevar agua para su molino, merecen un análisis crítico y severo, el principal responsable (o irresponsable) de esas consecuencias es el provocador que lanzó al viento la insinuación de que el Presidente puede ser sacado del cargo como ha ocurrido en países vecinos, en situaciones muy específicas y en realidades completamente diferentes a la del Perú.

Con su actitud, el citado presidente regional solo ha contribuido al desprestigio y el aislamiento de la causa cajamarquina que dice defender y puede haber dado la razón a quienes sostienen que la de esa región es una protesta radical que busca fines extremistas ajenos a los verdaderos intereses populares.

No es por esta vía que el conflicto de Conga, en el que están en juego una importante inversión y el desarrollo sostenible de Cajamarca, va a resolverse, sino mediante el diálogo abierto y sincero, sin subterfugios ni imposiciones de ninguna de las partes, en el que ambas cedan hasta acercar sus posiciones y lograr una salida que, sin contentar plenamente a ninguna, sea aceptable para todos.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD