Promesa de cambio

El discurso inaugural del nuevo primer ministro ha tocado temas claves, que están en el primer plano de los ciudadanos de a pie, en particular los referidos al manejo de los conflictos sociales y al problema de la inseguridad ciudadana.

Por Diario La Primera | 24 jul 2012 |    
Ha conllevado la exposición una esperada autocrítica, respecto de su antecesor, pues no otra cosa es el anuncio de una nueva forma de manejar los conflictos y el haberle dado al nuevo equipo ministerial el título de “gabinete del diálogo” y asumir el compromiso de volver a acercarse al pueblo para tratar los problemas como deben tratarse en democracia, sin represión ni manipulación mediática.

El anuncio de una nueva política de reencuentro con el pueblo y de una manera diferente de afrontar los conflictos sociales, de comunicación y diálogo con los líderes de los reclamos –lo que no significa tolerancia ante excesos ni inacción ante el caos- implica un fuerte compromiso, porque atañen a la sensibilidad de la ciudadanía, que aspira a vivir un clima de paz, democracia y respeto.

El cambio ofrecido incluye una reestructuración profunda de la instancia oficial encargada de los conflictos, tema que ya estaba en manos del ahora premier desde que la “mano dura” y la imposición de la autoridad y el orden por la fuerza, firmó con sangre su fracaso en los luctuosos sucesos de Cajamarca, en el grave conflicto en torno al proyecto Conga, ahora en el camino, arduo pero necesario, del diálogo con todos, sin exclusiones.

También debe motivar interés positivo la anunciada revisión de los protocolos de acción de la policía en las protestas y otras situaciones, lo que coincide con la posición de especialistas que plantean ideas como la de formar una nueva unidad policial especializada en manejar con métodos pacíficos los desórdenes y adiestrada en el manejo gradual y moderado de la fuerza y de las armas.

Nace el nuevo gabinete además con la promesa de trabajar en el también crucial tema de la seguridad ciudadana, severamente afectada por el auge de la delincuencia y la ineficacia de los encargados de combatirla; y con la misión de luchar contra el terrorismo y la corrupción en forma decidida.

Genera igualmente expectativa que el nuevo equipo gobernante tenga entre sus objetivos la ejecución de una nueva relación con las actividades extractivas, principalmente la minería, en la que primero estén la gente y el agua.

Es de esperar que se cumplan los trascendentes compromisos contraídos por el nuevo premier y es de mentes abiertas y positivas hacer votos para que así sea, pues en ello se juega la estabilidad y el buen desarrollo de la administración iniciada en medio de grandes esperanzas hace casi un año, y, por tanto, la salud de la democracia.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.