Oprobio nunca más

Ha hecho muy bien el Presidente de la República en volver a recordar que la década de los noventa fue la más negra para las Fuerzas Armadas y dentro de estas para la Marina de Guerra del Perú.

Por Diario La Primera | 09 octubre 2012 |  739 
739  

Y lo ha dicho, para que no parezca un discurso de ocasión, ni simple retórica, en la solemne jornada en la que los marinos y el pueblo entero del Perú y su gobierno rinden homenaje al máximo héroe nacional, Miguel Grau, ejemplo de servicio a la Patria, altruismo y grandeza.

Es importante que cada vez que sea menester se recuerde aquella década de la corrupción, en la que los institutos armados fueron penetrados por la corrupción y la manipulación político-delincuencial y antidemocrática.

El uniforme de la Patria, que debe llevarse con dignidad para servirla hasta el sacrificio, fue entonces mancillado por los corruptos y eso es algo que nunca debe repetirse, por no ser compatible con el decoro, con los valores que nos legaron los héroes nacionales, ni con la esencia de la democracia.

Y resulta más necesario recordarlo en estos días, en los que una campaña mediática y política trata de convencer al país con malas artes de la pertinencia de un indulto humanitario –solo procedente cuando el preso sufre una enfermedad terminal o su vida estuviera en peligro inminente- para quien encabezó aquel régimen corrupto y criminal.

En ese afán, la campaña no oculta la intención de hacer del pretendido indulto una reivindicación de la década de la vergüenza que devaluó a niveles indignos la imagen del Perú ante el mundo.

Sin tapujos han dicho que el condenado ni siquiera va a admitir su culpa y menos pedir perdón a sus víctimas, algo elemental para quien pide una gracia humanitaria. Y hasta pretenden descalificar la sentencia judicial en su contra, considerada internacionalmente como ejemplar y justa.

Para muchos defensores de la justicia y enemigos de la impunidad, ese es en realidad el objetivo del perdón que pretenden quienes buscan acabar con todo lo que sea sinónimo de democratización o progresismo.

Frente a ello, el país debe preservar el profesionalismo de las Fuerzas Armadas y mantenerse alerta ante cualquier pretensión de volverlas a convertir en instrumentos de la corrupción y el autoritarismo.

La ciudadanía de bien no va a permitir la reivindicación de aquel régimen de oprobio, como repudió en las urnas el intento de restablecer la negra noche de la dictadura y la corrupción.

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario