Nuevos tiempos

El nuevo estilo del presidente electo, sus prioridades diferentes y su actitud fraterna hacia pueblos como el nuestro, se han puesto otra vez de manifiesto en su visita a Ecuador, en la que se reconoció parte de una corriente de cambio y de maneras diferentes de entender la política y la integración latinoamericana.

Por Diario La Primera | 29 jun 2011 |    
En el marco de la calidez con la que fue recibido en el vecino país, el gobernante escogido por la mayoría nacional usó un lenguaje muy distante del exitismo, la frivolidad intelectual y los delirios de grandeza que han caracterizado al quinquenio que, felizmente, está por concluir.

Dejando atrás el desdén de su antecesor por conceptos como la independencia, la solidaridad regional y la soberanía nacional, ha dicho que la tarea de los pueblos del área es tomar la oportunidad de cortar las ataduras con las que nos somete el colonialismo y andar cada cual un camino propio.

Ha señalado además que el desafío del Perú es enfrentar y resolver el problema de la desigualdad, con una distribución más justa de los frutos del crecimiento, y quien debe hacerlo es lo que llamó una nueva clase política surgida en Bolivia, Ecuador y el Perú, para construir una verdadera democracia; obviamente, agregamos nosotros, cada uno con posiciones políticas diferenciadas y actuando de acuerdo a sus particulares realidades.

A 30 días de asumir la Presidencia de la República, el gobernante que escogimos los peruanos confirma en los hechos el rasgo distinto que tendrá nuestra política exterior, por más que los voceros del régimen que termina pretenden una continuidad que no corresponde al mandato del electorado.

Otro hecho significativo de la visita ha sido la prudencia con la que el presidente electo ha eludido pronunciarse sobre una polémica interna ecuatoriana sobre los medios de comunicación, a tiempo de señalar que él soportó los ataques de esos medios y demostró, con su victoria, que los medios pueden hacer daño pero no deciden quién es el presidente.

También ha sido diferente su actitud en Quito, cuando, ante preguntas de reporteros, declinó hablar sobre temas políticos peruanos (en concreto la confirmación de que en 2006 su rival electoral lo mandó “chuponear”), por respeto a los anfitriones. Pero también, creemos, porque las discusiones sobre esos temas deben hacerse en el país y no fuera, como solía hacer el casi exgobernante, sin tacto ni delicadeza.

Cuando al periplo sudamericano del presidente electo le faltan solo dos escalas, Colombia y Venezuela, los gobernantes del área han tenido una idea clara del tipo de gobernante peruano con el que tratarán en los próximos cinco años y han conocido de manera directa de su voluntad por hermanar a nuestros pueblos, al margen de consideraciones ideológicas y en aras de la unidad latinoamericana, mandato de nuestros fundadores.



Referencia
Nuevos tiempos

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.