Ni con trampa

Acostumbrado a las armas de la maniobra y del engaño, el gobierno ha vuelto a defraudar con una nueva triquiñuela las expectativas ciudadanas y el entusiasmo de quienes creíamos en la posibilidad de una rectificación como respuesta democrática al sentimiento nacional contrario a la exportación del gas, y confiábamos, como el pueblo de La Convención y el Cusco todo, en que la administración del presidente García honraría su palabra y pondría fin a la exportación del gas del lote 88 de Camisea.

Por Diario La Primera | 22 ago 2010 |    

Un decreto que así lo dispone y que fue presentado con bombos y platillos y hasta reproches al gobierno que entregó el gas para su exportación, encierra sin embargo una trampa, una especie de forado que lo vacía de todo contenido, al disponer que Perúpetro renegocie con el Consorcio Camisea, la modificación decretada, pero sin perjuicio de lo dispuesto por el artículo 62 de la Constitución, el cual dice que los contratos no pueden ser modificados por ley ni por norma legal alguna. Es decir que el mismo decreto marca la ruta de su neutralización, pues bastará que el Consorcio invoque tal artículo constitucional para que sigan exportando.

Allí estaba la trampa, el bloqueo escondido a la posibilidad de que el gas sirva al desarrollo nacional, pues, como bien señala un experto entrevistado por nuestro diario, hubiera bastado que el gobierno declare nulo por ilegal el decreto que abrió los lotes 56 y 88 para la exportación, en lugar de sólo declararlo “sin efecto”, fórmula débil jurídicamente, lo cual deja el plato servido al consorcio no sólo para seguir exportando durante lo que será un remedo de negociación, sino también para resistir el decreto en un arbitraje internacional.

El hecho es grave y escandaloso y acrecienta el desprestigio de un gobierno que debería al menos guardar las formas en el último año de su vigencia, ya que no parece interesado en la defensa de los intereses nacionales.

Pero el montaje con el que el Ejecutivo pretende engañar no sólo a La Convención sino a todo el país de ninguna manera desvirtúa la victoria obtenida por los defensores del gas en la sacrificada huelga de esa población cusqueña, pues el gobierno, que representa al Estado, ha asumido el compromiso de no exportar el gas del lote 88, y el Estado tendrá que cumplir, sea en este o en el próximo gobierno, al que el saliente evidentemente le quiere dejar el problema, de manera irresponsable.

Y a despecho de la trampa gubernamental, la lucha por el gas continúa y asume nuevas formas y caminos, como la propuesta, digna de análisis, de convocar a un referéndum la controversia entre quienes apelan a cualquier argucia para vender el gas de los peruanos y quienes quieren impedirlo pensando en el futuro, en las nuevas generaciones que necesitarán de ese recurso.

Referencia
Ni con trampa

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.