Medidas necesarias

Importante la autocrítica del presidente del Congreso, de lamentar que los partidos, el suyo incluido, no hayan tenido el tino de escoger adecuadamente a sus candidatos y se hayan dado con la sorpresa de que, una vez más y pese a promesas y advertencias, hayan llegado al Poder Legislativo elementos con antecedentes cuestionables, procesos pendientes e investigaciones en marcha.

| 15 octubre 2011 12:10 AM | La Primera Palabra | 1.2k Lecturas
1273

Sin entrar a especular ni calificar a aquellos cuya situación debe esclarecerse, ni hacer leña del árbol caído, el titular de ese poder del Estado ha señalado la necesidad de que cada caso sea prolijamente analizado por la Comisión de Ética, para que el Congreso, sobre esa base, tome una decisión sobre la docena de cuestionados.

Las reacciones del partido de gobierno y otras fuerzas es muy diferente a la observada en otros regímenes en los que se cultivó el llamado “otoronguismo”.

Tal es el nombre dado a la protección mutua de la impunidad, en nombre de un mal entendido espíritu de cuerpo y de un absurdo empeño por salvar la imagen del Congreso, que terminó por deteriorarla aún más.

Esta vez se trata, hay que decirlo claramente, de menos del diez por ciento del total de representantes elegidos en los comicios del 10 de abril, así que suenan frívolos y eventualmente interesados los comentarios que pretenden descalificar a todo el Legislativo.

La población está consciente de que los malos elementos son las excepciones y así lo demuestran la mejor imagen que las encuestas –incluyendo una publicada ayer- acreditan al Parlamento, al que la mayoría considera igual o mejor que el anterior, pero no peor.

Si el Legislativo y cada partido proceden como ha anunciado el presidente del Congreso y este toma las medidas que correspondan, incluyendo el desafuero en los casos que estrictamente sea pertinente, lo ocurrido podrá servir para que ese poder del Estado consolide esa mejoría.

A ello servirá con seguridad un desempeño eficiente y a tono con las demandas sociales, como el demostrado esta semana, al rechazar el pleno la censura desestabilizadora de la ministra de la Mujer, debatida con orden y sin escándalo.

Ciertamente, la drástica sanción ejemplarizadora aplicada a la desaforada congresista que empañó el 28 de julio un acto cívico nacional como la toma de posesión de un nuevo presidente, ha contribuido a dejar en claro, a la ciudadanía y a los propios legisladores, que este Congreso, con una nueva conducción, es definitivamente otra cosa.

Este diario, que ejerce la crítica cuando es necesario y que ha señalado como deficientes algunas decisiones y actitudes de la actual directiva parlamentaria, reconoce también los avances que ella ha logrado y estará vigilante, atento a que no se desvíe del positivo rumbo por el que ha optado.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD