Más Estado y más integración

Frente a la prédica de quienes pretenden que la estabilidad y la salud de la economía y hasta de la democracia pasan por mantener inalterado el modelo económico vigente, el Presidente de la República ha llevado a la arena internacional su proyecto de cambio para el fortalecimiento del Estado como ruta para la inclusión social y de integración económica y comercial latinoamericana.

| 30 octubre 2011 12:10 AM | La Primera Palabra | 1.1k Lecturas
1126

En ambos casos se trata de la única forma de enfrentar unidos y con fortaleza la crisis financiera internacional causada por la irresponsabilidad de los países del norte industrializado y, sobre todo, por el neoliberalismo o capitalismo salvaje, promotor y beneficiario del neoliberalismo.

Ha puesto nuestro gobernante esa fórmula a disposición de los países participantes en la XXI Cumbre Iberoamericana, en Asunción, a los que planteó la necesidad de “darle un empuje a los Estados y recuperar su espacio”, aquel que perdieron, como hemos visto en el Perú, hasta quedar “arrinconado y privatizado” por el modelo neoliberal que ha hegemonizado a la región en las últimas décadas, con su secuela de exclusión y corrupción.

Para remediar esa situación, ha planteado que el Estado, al recuperar su espacio, sirva a todos los ciudadanos y les brinde educación, salud y seguridad, dejando atrás la situación presente, en la que solo está al servicio de una minoría privilegiada.

De esa manera el Estado podrá asumir el reto de la inclusión social y su correlato ineludible, lo que el Presidente llama “democratización de la democracia”, es decir la participación efectiva de la sociedad en las decisiones políticas.

Ha puesto también en duda la magnitud del principal logro que reivindica ese modelo, el crecimiento económico, al señalar, como lo han hecho prestigiosos economistas, inclusive norteamericanos, que ese crecimiento se alimenta de las exportaciones de materias primas, es decir que depende de los precios de éstas.

En materia de integración regional, el Mandatario ha planteado que la principal fortaleza de América Latina ante los peligros de la crisis, además de potenciar al Estado, son sus mercados nacionales, que sumados tienen casi 600 millones de consumidores. Resulta lógico que, como lo plantea el Presidente, ese mercado no beneficie a otros, sino a la región, y para eso es necesario preservarlo y arribar a acuerdos de comercio intrarregional latinoamericano, como forma de protegernos ante la crisis que viene del Norte.

Ha planteado además el Jefe del Estado, integración regional en la defensa de los recursos de nuestros países, como los bosques afectados por la tala ilegal, la política de recursos hídricos y la lucha contra el narcotráfico, todo lo cual debe hacerse teniendo como norte y meta suprema la defensa de los intereses supremos de los pueblos latinoamericanos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD