“Malditos chuponeadores”

Desde un primer momento se vio insólito y forzado que el presidente próximo a dejar de serlo se lanzara con extraño furor contra los autores de la red de espionaje interno camuflada bajo el marketero nombre de “Business Track” y que además dijera que la maloliente red de corrupción que los “chuponeadores”, a quienes maldijo, habían descubierto, era nada más que un escandalete con más de fanfarronería que de efectividad delictiva.

| 09 julio 2011 12:07 AM | La Primera Palabra | 626 Lecturas
626

Siempre sostuvo el gobernante que es peor espiar las comunicaciones privadas que concertar voluntades y usar influencias y contactos que llegaban a los más altos niveles de gobierno, al mismísimo Palacio de Gobierno, con fines indudablemente corruptos y delictivos.

Y los hechos demuestran que la justicia, lamentablemente siempre influida por el poder político, fue más ágil y contundente contra los espías que contra los corruptos sorprendidos en falta, favorecidos además por la decisión judicial de negar validez a pruebas obtenidas con métodos ilícitos como la escucha telefónica o la intercepción de correos electrónicos.

El desarrollo del caso ha ido poniendo en evidencia que, en realidad, los chuponeadores no eran una sorpresa para nadie y menos para el gobierno; más aun siendo ellos agentes activos o retirados de la Inteligencia de la Marina, cuyas actividades eran voz pópuli, como lo ha señalado nuestra Unidad de Investigación en su documentada serie sobre el tema.

No ha tenido más remedio el presidente que admitir, tras callar durante más de dos años cualquier relación con los chuponeadores, que conoció al principal de ellos en el año 2006, según afirma, agregando, para evitar comprometerse demasiado, que apenas lo escuchó media hora y que no le dio credibilidad. Otras evidencias indican que lo conocía desde al menos tres años antes.

Hacía mucho tiempo que el jefe de los chuponeadores había dicho que espió al candidato rival del actual presidente en la campaña electoral de 2006 y que lo hizo por encargo del beneficiario de su ilegal actividad. Asegura además que siguió dándole servicios y es un hecho que brindó los mismos a diversas e importantes instituciones estatales, como el Congreso de la República.

Ha dicho también nuestro todavía gobernante que está dispuesto a declarar. Pero, así como ha aceptado conocer al principal chuponeador solo cuando era inevitable que ello se hiciera más y más evidente, ha manifestado disposición a acudir a dar su testimonio, cuando era también inminente que fuera citado, lo que ha confirmado el Ministerio Público.

Aunque el gobernante alardea de autosuficiencia y aparenta no tener nada que temer, nadie duda que el caso proyecta derivaciones de gran complejidad que pueden afectar severamente las ambiciosas pretensiones del presidente, de hacerse elegir por tercera vez, afán que también niega, aunque también en este caso todo el mundo sabe que su negativa no es sincera y que vive en la obsesión de volver a gobernar.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...
0.558305978775