Lima ya decidió

La multitudinaria marcha que ayer respaldó a la alcaldesa de Lima y rechazó la pretensión de desalojarla del palacio municipal, que ocupa por decisión popular, ha sido una rotunda demostración de que la revocatoria que impulsan elementos ligados a intereses corruptos, va camino a la derrota.

| 18 mayo 2012 12:05 AM | La Primera Palabra | 909 Lecturas
909

La contundente demostración ha sido fruto tanto de los ajustes atinados a la conducción del gobierno municipal, como de una más adecuada política de difusión de su labor, sus logros y las metas que se propone lograr en beneficio de la población de nuestra inmensa ciudad capital, como el reordenamiento del transporte, aún a costa de enfrentar a intereses minoritarios que se benefician del caos y la corrupción asentados desde hace mucho en la urbe.

La marcha y el mitin que ayer remecieron al centro de Lima ha sido además consecuencia de la generosa y madura decisión cívica de los limeños de defender al gobierno municipal, fruto del voto popular, que en democracia debe respetarse a toda costa, y al rechazo ciudadano a la campaña de odios obsesivos, mentiras y medias verdades manipuladas para mostrar una imagen falsa de la alcaldesa y su equipo de profesionales.

La masiva movilización ha sido, por cierto, mérito también de la labor de esclarecimiento de medios de comunicación como LA PRIMERA, que han luchado para derrotar a la campaña de desinformación de quienes pretendían tomar el municipio para que vuelva a imperar la corrupción y la ineficiencia encubiertos por el barniz de campañas de marketing destinadas a engañar a los incautos con una falsa imagen de resultados y eficiencia.

El pueblo, alegre y combativo, que ayer ganó las calles del centro de Lima, en una interminable marcha de muchas cuadras, condenó además a los revocadores y los intereses que representan, a sus maniobras de guerra sucia y a sus cuasi-delincuenciales promotores mediáticos que suman una más a su cadena de derrotas, en las urnas y en las calles, porque marchan contra los intereses ciudadanos y contra el sentido de la historia.

Una vez más, por cierto, ha quedado demostrado que los medios añorantes de la dictadura que forman un coro parametrado al servicio de intereses minoritarios y éticamente reprobables, no son invencibles y ya no pueden imponer sus proyectos y sus candidatos, porque el pueblo termina derrotándolos, tarde o temprano.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD