Las cosas en su sitio

Un discurso presidencial dirigido a las Fuerzas Armadas y un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, han puesto, coincidentemente, las cosas en su sitio, en temas diferentes, respecto a los remanentes del fujimorismo, en medio de una campaña que pretende el indulto del exdictador.

| 25 setiembre 2012 12:09 AM | La Primera Palabra | 847 Lecturas
847

El Presidente de la República ha escogido el Día de las Fuerzas Armadas para deslindar posiciones con esa corriente política cuyo intento de restaurar la dictadura fue derrotado en las urnas por la ciudadanía.

Ha dicho, atinadamente por cierto, que el decenio fujimorista fue la peor etapa vivida por las Fuerzas Armadas, a las que ese régimen hundió en la corrupción y la manipulación política sectaria y pueril.

Las palabras del gobernante deben haber desalentado a quienes, en el marco de la citada campaña, lisonjean al jefe de Estado, llegando en algún caso al extremo de sugerir que, al haber sido militar, tendría un compromiso con la dictadura, lo que lo comprometería a indultarlo.

A la luz de las palabras del Jefe de Estado, por cierto, resultaría un contrasentido que cediera a las presiones que buscan el indulto, el que pretenden los allegados del preso conseguir sin siquiera pedirlo y sin acreditar una situación realmente extrema de salud que pueda justificarlo; lo que solo corresponde si se trata de que el recluso no muera en prisión.

El afán de impunidad de los remanentes fujimoristas ha sufrido además un serio revés, con el dictamen de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que sepulta el vergonzoso fallo de una sala de la Corte Suprema que favoreció a dos encumbrados personajes del régimen fujimorista y a oficiales y agentes del criminal Grupo Colina.

La desembozada intención de usar la malhadada sentencia que redujo las penas a los acusados, para encontrar una vía para echar abajo la condena del exdictador, se ha venido estrepitosamente al suelo, junto a la arrogancia del principal responsable del desaguisado judicial.

Ya el presidente del Poder Judicial ha puesto temprano freno a eventuales intentos de cuestionar el dictamen de la Corte Interamericana, al señalar que solo queda anular el fallo, porque nuestro país honra sus compromisos internacionales. Y en esa medida, lo que diga la Corte tiene carácter obligatorio, le duela a quien le duela.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD