La Primera Palabra

El despropósito cometido por el primer ministro, Jorge del Castillo, al pretender acallar a LA PRIMERA con una intervención de la Sunat, además de poner al proponente en ridículo por la insensatez de plantear la autoritaria iniciativa justo cuando estaba en debate en el Congreso el uso de ese organismo en un burdo y fracasado intento de poner un canal de televisión al servicio del gobierno, ha desnudado la intolerancia y las actitudes antidemocráticas que ganan terreno en el Ejecutivo, en la medida que el desgaste de la gestión gubernamental crece y las expresiones de descontento social se multiplican, sobre todo por el contraste entre las expectativas y justas exigencias ciudadanas y el incumplimiento de las promesas electorales de quienes nos gobiernan.

Por Diario La Primera | 29 jun 2009 |    
Más allá de la justa indignación y la reprobación que la amenaza a la libertad de prensa y expresión ha provocado en instancias de jerarquía como la Presidencia del Poder Judicial y en casi todas las bancadas parlamentarias, las clases sociales, las regiones, los gremios y las nuevas generaciones, la torpeza autoritaria de Del Castillo no pasa de ser un absurdo y una ilegalidad que, para un conocido abogado, puede y debe dar lugar a acciones judiciales contre el ex primer ministro.

Del Castillo pretende impedir, con una intervención disfrazada, que LA PRIMERA siga perturbando las mañanas del poder con su información veraz, independiente y crítica, con su línea absolutamente ajena a partido alguno y sólo comprometida con el país y con el pueblo; que siga, en fin, importunándolo con sus páginas abiertas a diversidad de posiciones, a todos los colores políticos.

El congresista dice que hay que averiguar cómo circula LA PRIMERA en Lima y en muchas regiones, si tiene pocos avisos, omitiendo señalar que este diario sufre discriminación en el avisaje estatal y de ciertos sectores privados que halagan al poder, y que tras ese boicot y ese cerco se mueven presiones de obvio origen. Pero, suponiendo que nuestro diario trabajara a pérdida, qué ley prohíbe a los accionistas propietarios de una empresa cubrir las pérdidas de esta. De ameritar eso la intervención de la Sunat –ente recaudador de impuestos, nada más y nada menos- habría en el Perú cientos, sino miles de empresas que tendrían que ser intervenidas, al antojo del poder de turno.

De cualquier manera, los accionistas que arriesgan capital y desvelos para sacar adelante LA PRIMERA, le han planteado un reto a Del Castillo: que una comisión independiente investigue nuestras cuentas y también las del parlamentario aprista, las de sus hijos y las de sus allegados. A ver dónde se encuentran las sorpresas. El personaje rehúye al desafío y se niega a responder al reto planteado. Si el silencio y la negativa consiguiente se mantienen, entonces sabremos quien tiene cosas que ocultar.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.