La Primera Palabra

Levantar una voz discrepante, con la dignidad de quien defiende sus posiciones con honestidad y consecuencia, ha sido desde el inicio y es actualmente una dura tarea para quienes compartimos el esfuerzo de hacer que LA PRIMERA llegue día a día a las manos de un número cada vez mayor de lectores que tienen en estas páginas la oportunidad de una lectura diferente de lo que ofrece la mayoría de los periódicos del país.

| 16 marzo 2009 12:03 AM | La Primera Palabra |339 Lecturas
339  

Enfrentamos desde el primer día una especie de bloqueo publicitario, que no se ha limitado a discriminarnos en el avisaje estatal -cuyos administradores nos asignan sólo en niveles marginales, que no guardan proporción con la importancia y el tiraje que tenemos, mientras privilegian a publicaciones de escasa venta y lectoría- sino que se ha extendido al vergonzoso y sucio trajinar abierto o en la sombra, de quienes presionan a las empresas o instituciones que, al ver el alcance de nuestro medio, aplican la lógica del mercado y contratan publicidad en nuestras páginas.

De nada ha valido para los autores de ese boicot los logros de este periódico, los grandes casos de corrupción que ha destapado, las alertas que ha dado sobre medidas antidemocráticas que iban a dañar la convivencia cívica entre peruanos, las primicias, en fin, que se permite una publicación que ve la realidad desde un prisma diferente.

Hemos soportado con altura y sin descender al mismo nivel, los ataques emboscados, los insultos y los intentos de desacreditarnos a como dé lugar, de quienes no soportan que exista un diario que no queme incienso a la política tradicional que tanto daño le ha hecho en la historia al Perú ni comulgue a rajatabla con un modelo económico del que el mundo está regresando, porque no era, ni mucho menos, la panacea que nos llevaría al desarrollo social con equidad y redimiría a las grandes mayorías preteridas.

Parte de esa campaña obsesiva y permanente son los intentos recurrentes de presentarnos de “chavistas” o serviles de tal o cual partido, de recibir financiamiento externo; empeños que desmienten sus propios autores, al usar también para atacarnos los problemas económicos que, como muchas empresas en estos días difíciles, tiene LA PRIMERA, justamente porque ningún poder la apoya.

Los ataques se han intensificado últimamente y hace unos días llegaron a niveles repudiables y repugnantes, con afrentas inadmisibles a nuestro Director, con quien nos solidarizamos de manera absoluta quienes compartimos este proyecto periodístico, su línea y sus principios.

Sea esta la oportunidad para advertir a quienes sueñan con acabar con esta opción de leer cada mañana al país real, que, aún con dificultades y pese al agresivo cerco que soporta, LA PRIMERA seguirá adelante, sirviendo al Pueblo y a la Patria con la misma entereza de siempre, y que nada la hará desandar ese camino.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.