La Primera Palabra

Cuánto nos gustaría equivocarnos, pero todo indica que vamos camino al nombramiento de un nuevo contralor al gusto del poder, dócil, flexible y comprensivo con los gobiernos de turno, como han sido los de los últimos gobiernos; capaces de gastar grandes recursos humanos y materiales en investigar un oficio mal hecho en un trámite para un gasto de 200 soles, pero ciegos, sordos y mudos con los grandes y clamorosos casos de corrupción, como la venta ilegal del aeródromo de Collique, que ha herido de muerte a la aviación civil, reserva estratégica para cualquier emergencia, desde una gran catástrofe natural hasta un no deseable conflicto externo; o ante la entrega de ricos yacimientos petrolíferos de nuestra devaluada y quebrada empresa estatal Petroperú a empresas extranjeras, en algunos y paradójicos casos también estatales.

| 09 febrero 2009 12:02 AM | La Primera Palabra |441 Lecturas
441  

En ejercicio de nuestra actitud de crítica constructiva, quisimos pensar que había sido aprendida la lección dejada por el bochornoso fiasco de la nonata contralora que falsificó documentos en su hoja de vida y que fue propuesta por el presidente de la República y designada por la coalición mayoritaria del Congreso, pese a que sectores de la prensa, principalmente LA PRIMERA, y del Parlamento, habían alertado que una persona que firma como ingeniera sin serlo, de ninguna manera puede ser confiable para cumplir la inmensa tarea de cuidar la moralidad en la administración pública, en un país devastado por la corrupción cínica e incontenible,

Pese al vergonzoso escándalo que obligó al Congreso a volver sobre sus casos, el afán de designar a un contralor al gusto de quienes ejercen el poder, vuelve lamentablemente, según todos los indicios, a expresarse en las denuncias de que el partido gobernante está coordinando el nombramiento con sus más cercanos aliados, y que el pedido a todas las fuerzas de oposición de que presenten sus postulantes, es visto como un simple saludo a la bandera.

Más que en las vísperas de conocer el nombre de un nuevo contralor satisfactorio para todos, como cree el primer ministro que ocurrirá, parece que estamos prontos a conocer una nueva versión de los anteriores, es decir que seguiremos teniendo un contralor dedicado a las pequeñeces y que no moleste a los grandes corruptos ni levante con energía el dedo acusador contra normas y decisiones políticas que, en nombre del pragmatismo y la supuesta modernidad, sigan entregando la heredad de los peruanos al mejor postor, sin dejar nada para las generaciones venideras.

Todavía están el gobierno y los partidos a tiempo de enmendar rumbos y designar de consenso un contralor de calidad moral incuestionable y ajeno absolutamente a los intereses de los poderosos y al Poder Ejecutivo, única garantía de que pueda ser el gran fiscalizador que el país necesita. Celebraríamos que así fuera. Nos alegraría habernos equivocado en nuestras previsiones.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.