La Primera Palabra

Un claro sabor a pretexto o a falta de decisión y de estado de ánimo para cumplir la ley, la cual para cualquier magistrado debe estar por encima de las formalidades, ha dejado a la ciudadanía la actitud del juez del 15 Juzgado Civil, Rolando Martel Chang, de aplazar, esperamos que sólo por unos días, el fin de la ilegal administración judicial que ha ejercido, con nefastos resultados, el empresario Genaro Delgado Parker.

| 19 enero 2009 12:01 AM | La Primera Palabra | 447 Lecturas
447

Al margen de las razones que hubiera tenido para eludir el cumplimiento del deber -lo que motiva sospechas entre prestigiosos juristas- el juez Martel Chang ha defraudado las expectativas de quienes en el Perú esperaban que, por fin, hiciera justicia y pusiera fin a una prolongada usurpación, cumpliendo el mandato de un tribunal superior que ha anulado la medida cautelar que otorgó a Delgado Parker la administración, y ha ordenado que esa decisión se ejecute con la entrega del canal a los anteriores ejecutivos del referido medio de comunicación.

Devolver el exhorto recibido para tal fin, con el argumento de que hace falta precisar si su competencia es válida -lo que resulta obvio, porque la misión le fue asignada- y si el empresario tiene otra medida cautelar -sin valor legal, por las mismas razones por las que fue revocada la primera- puede deberse a razones de extremo celo del juez, o, esperamos que no, al afán de aplazar, con oscuros fines y motivaciones, el cumplimiento de un mandato judicial rotundo.

Preferimos pensar lo primero, de manera positiva, y esperar que, una vez absueltas las consultas del juez Martel Chang y aclaradas las situaciones que considera deben dilucidarse, proceda en consecuencia al traslado de la administración del canal, de manos de quien hoy lo usurpa, a las de los anteriores responsables.

Lo esperan quienes han asistido desde los medios de comunicación al desarrollo de un litigio perdido en toda la línea, tras varios años de contienda legal, por el empresario que, además debe responder por los eventuales perjuicios que hubiera causado a la empresa durante el tiempo que la tuvo en sus manos.

También los trabajadores de Panamericana Televisión están a la expectativa, cansados de los abusos sufridos durante los años en que trabajaron bajo la férula de Delgado Parker y de los incumplimientos salariales que motivan una acción de embargo iniciada por el Ministerio de Trabajo, por casi medio millón de dólares.

Estamos seguros que el juez Martel Chang deberá tomar en cuenta todos estos factores, para proceder, días más, días menos, a hacer justicia y poner las cosas en su sitio en Panamericana, en cumplimiento estricto de la ley y la justicia.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD