La Primera Palabra

En vez de matar al mensajero que trae malas noticias, como hacían los poderosos en la antigüedad, algo que ahora queda ya muy bárbaro, nuestros gobernantes han optado por citar al Sr. Raúl Wiener a declarar en una investigación por “delito contra la tranquilidad pública-terrorismo”. El jefe de nuestra Unidad de Investigación fue además amenazado, al advertirle el citatorio que debe guardar el asunto en secreto porque, de lo contrario, incurriría en una supuesta infracción penal. Como esta no existe, Wiener y LA PRIMERA, plenamente solidaria con el periodista, hemos decidido hacer público este nuevo exceso de quienes ostentan el poder y creen que este carece de límites.

| 12 enero 2009 12:01 AM | La Primera Palabra | 354 Lecturas
354

Porque a nadie le queda duda alguna de que en estos asuntos no hay casualidades. El Ministerio Público y la policía –dependencia del Ministerio del Interior y cuyo director general es nombrado por el presidente de la República- no actúan por su cuenta, como nos quieren hacer creer y como alegó tratando de aparentar candor una congresista oficialista que ¡oh casualidad!, estaba perfectamente al tanto de que el objetivo del citatorio era interrogar a Wiener sobre cómo consiguió parte del expediente montado por la Dircote para acusar, sin pruebas, de colaboración con el terrorismo internacional o algo así, a 13 dirigentes políticos y sociales de oposición; revelación de LA PRIMERA que puso en apuros al gobierno y que lo obligó a prometer que no habría persecución, sin cumplir, algo a lo que tiene acostumbrado al país.

Si esa es la pretensión de la fiscal y los policías del poder, que no tengan la más mínima esperanza. Raúl Wiener es un periodista serio y digno, que no va a violar una de las normas básicas del periodismo, la de no revelar sus fuentes, principio que sabemos cultivan y defienden el Consejo de la Prensa peruana y otros colegas que, sin compartir nuestras posiciones y hasta siendo nuestros antagonistas, nos han hecho llegar su solidaridad frente al atropello.

Si lo que pretenden con el citatorio es amedrentarnos para acallarnos, porque nuestras denuncias son cada vez más incómodas y nuestra interpelación, que interpreta el sentir ciudadano, es cada vez menos tolerable; o porque seguimos en pie y seguimos creciendo en todo el país pese al boicot publicitario y otras zancadillas; pierden su tiempo, porque aquí estamos curados del susto, como dice una expresión popular, y estamos acostumbrados al asedio y a la resistencia.

Si lo que pretenden es involucrarnos con el terrorismo, para descalificarnos, vano será el afán, pues el Perú entero sabe muy bien que nada tenemos que ver con tan abominable crimen, que nuestro compromiso es sólo con la patria y con el pueblo y que las acusaciones del poder y sus instrumentos sólo quieren acallarnos por el sólo hecho de ser críticos del gobierno.

Sabemos que todos los medios de comunicación que saben que lo que hoy pasa con LA PRIMERA mañana puede sucederle a ellos, por lo que no deberían permanecer impasibles.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD