La Primera Palabra

La inauguración del Año Judicial y la juramentación de Javier Villa Stein como presidente de la Corte Suprema son dos acontecimientos que congregan hoy el interés de la ciudadanía y de los medios de comunicación masiva, por la importancia que ese poder del Estado tiene para la vida del país y la de sus ciudadanos.

| 05 enero 2009 12:01 AM | La Primera Palabra | 328 Lecturas
328

Es de esperar que el cambio de timonel en el Poder Judicial, al margen de opiniones controversiales que pueda haber motivado, se traduzca en una mejora del funcionamiento, la eficiencia y la transparencia de nuestros tribunales. Por eso, con el ánimo constructivo de siempre, esperamos que esas expectativas, que sabemos comparten amplios sectores de la sociedad, no sean defraudadas.

El nuevo presidente del Poder Judicial tiene, por tanto, una gran oportunidad de despejar las dudas que puede haber generado su nombramiento y de demostrar en los hechos lo atinado de las consideraciones a su calificación profesional y otras virtudes, invocadas para su elección para tan alto e importante cargo.

La objetividad y el sentido de justicia que demuestre en casos que suscitan gran sensibilidad en la ciudadanía, como el juicio al ex dictador Alberto Fujimori, el tratamiento de los casos de corrupción registrados en la presente y en anteriores administraciones gubernamentales, las ilegales entregas de nuestra soberanía a intereses empresariales foráneos y los antidemocráticos y represivos procesos abiertos contra cientos de dirigentes políticos y sociales de oposición, servirán ciertamente para que podamos confirmar que la designación ha sido merecida. Nosotros, en forma positiva, confiamos en que así será.

Esperamos también que el nuevo presidente del Poder Judicial se desempeñe con sabiduría y pueda sacar a ese poder del Estado del pozo de impopularidad y falta de credibilidad en el que está sumido, según todas las encuestas de opinión, las cuales indican de manera contundente que la gente no cree en sus jueces, no los considera siquiera suyos, porque su experiencia con ellos ha sido decepcionante, por decir lo menos. Erradicar la corrupción de los tribunales, que ha llegado a vergonzosos extremos, como las imágenes de jueces recibiendo puñados de billetes para favorecer a algún litigante o dejar impune a algún delincuente, es otro de los grandes desafíos que Villa Stein deberá enfrentar, para que los peruanos puedan al fin creer en la justicia.

El nuevo presidente del Poder Judicial y los hechos, tienen la palabra.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD