La justicia se abre paso

Ayer comenzó a tener sentido la patética desesperación de los remanentes del aprismo en el Congreso, que arremetían contra la Megacomisión, con futiles pretextos, intentando desacreditar el peritaje de uno de decenas de colegios emblemáticos que llevan el sello infame y el acre olor de la corrupción; y llegar presurosos y enfebrecidos a la conclusión de que el grupo legislativo investigador estaría supuestamente descalificado.

Por Diario La Primera | 28 jun 2012 |    
Ciertamente ayer comenzó a tener sentido que los seguidores del jefe de un gobierno marcado por el manejo poco ético del erario, hubieran perdido los papeles para conseguir a como dé lugar echarse abajo a una comisión investigadora que va avanzando al cumplimiento de su misión, pese al boicot, a la falta de recursos, a los obstáculos sospechosos que le ponían algunas instancias incluso estatales y los ataques de la prensa puesta al servicio de la impunidad.

Es que la contundencia de los hechos había determinado ya, como fruto del trabajo de la Megacomisión, que el exjefe del último gobierno aprista debía ser acusado de infracción constitucional, por haber emitido un decreto de urgencia, sin que hubiera catástrofe ni emergencia nacional alguna que lo ameritase, es decir sin sustento legal y con el evidente fin de eludir la incomodidad de las licitaciones para el programa de remodelación de los colegios emblemáticos.

La caída del techo del auditorio del colegio Labarthe de Lima en plenos trabajos de remodelación, fue de alguna manera símbolo del derrumbe de los afanes de los apristas y sus complacientes medios, de hacer que su jefe salga bien librado, como lo consiguió cuando, tras su primer gobierno, se acogió a la prescripción de los juicios en su contra por corrupción, en lugar de enfrentarlos y defenderse hasta salir absuelto y reivindicado, de ser inocente.

Hay que anotar que el de los colegios emblemáticos es solo el primero que investiga la Megacomisión y podría considerarse de menor cuantía, y todavía faltan al menos ocho casos importantes que investigar y, ojalá, enviar a la justicia con señalamientos y derroteros sólidos para facilitar el trabajo de la Fiscalía y el Poder Judicial.

La ciudadanía ha tomado nota con satisfacción de los primeros frutos del trabajo de los investigadores y espera que sigan cumpliendo su deber para que haya justicia y sea derrotada la impunidad, sin ensañamientos y con respeto a los derechos de los acusados, pero con la severidad que cada caso amerite.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.