Juego sucio

Cada vez está más claro que el juego sucio es el sello de la campaña por la revocatoria a la Alcadesa de Lima y los miembros del Concejo Metropolitano, pues no pasa prácticamente un día sin que se revelen nuevos aspectos malolientes y turbios, tanto en el manejo de la campaña misma como en el desempeño de sus promotores visibles y ocultos, así como en los apoyos que el despropósito de descabezar a la comuna ha recabado.

| 16 enero 2013 12:01 AM | La Primera Palabra | 833 Lecturas
833

La información presentada por quien es la cabeza visible de la campaña sobre el financiamiento de esta parece haberse improvisado con la certeza de que nuestra imperfecta legislación exige informar sobre los gastos y el origen del dinero utilizado, pero no establece sanciones ni medida alguna para sancionar a quienes den información falsa o de alguna otra manera no sustenten debidamente la información requerida.

Las cuentas presentan como aportantes a oscuros personajes que en muchos casos han negado haber dado las sumas que se les consigna como donación o simplemente viven en condiciones que hacen imposible que hayan contribuido con dinero alguno a la millonaria campaña de recolección de firmas y de promoción de la revocatoria.

Una representante de uno de los partidos conservadores que se han alineado con la campaña que busca el retorno de la corrupción al manejo de nuestra ciudad, parece tener por otra parte poca o ninguna autoridad moral para salir a la palestra y cuestionar a las autoridades edilicias, pues acaba de revelarse que cobró el malhadado bono de representación parlamentaria, por los meses que no se desempeñó como congresista, pues fue ministra del pasado gobierno.

El exalcalde que es considerado inspirador o promotor en la sombra de la campaña contra la ciudad, ha sido puesto en evidencia por haber cobrado ilegalmente, cuando ejercía el cargo, bonos extra similares a los parlamentarios, con la diferencia que estos pueden dar valor legal a su privilegio, mientras los alcaldes están prohibidos de pagarse ingresos extra encubiertos como “bonos”.

El carácter antidemocrático de la campaña que pretende desalojar del municipio a la Alcaldesa y sus regidores está por otra parte generando rechazo en el Apra, donde un dirigente nacional, cuyas declaraciones publicamos en esta edición, ha denunciado la dudosa legalidad del acuerdo de apoyar la revocatoria y ha manifestado su rechazo a esta.

La inconsistencia ética de la campaña se pone más en evidencia, junto a su motivación que combina el odio con intereses oscuros que buscan medrar de la corrupción a la que el electorado expulsó del municipio, en aras de una ciudad limpia, transparente y ordenada, al servicio de sus ciudadanos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.570356845856