Irracionalidad y sectarismo

La manera como el apro-pepecismo-fujimorismo, una especie de coalición de derrotados por el voto ciudadano y por la historia, se ha lanzado contra la ministra de Educación, bloquea, objetivamente, la mejora de sueldos de los maestros, tantos años postergada.

| 01 agosto 2012 12:08 AM | La Primera Palabra | 689 Lecturas
689

Con ilógicos alegatos que combinan la fobia o el respeto a los maestros, la defensa de la política excluyente y autoritaria del régimen aprista que tuvo su sustento en esa trilogía y, aparentemente, el sectarismo que los arrastra a rechazar cualquier logro del gobierno, porque creen que así recuperarán posiciones políticas.

En ese afán, no les importa seguir postergando decisiones que tienen que ver con la educación, la seguridad ciudadana y la defensa nacional, y esgrimen argumentos que no resisten el menor análisis.

Así, por ejemplo, rechazan un proyecto de ley, anunciado por la ministra, que reúne lo mejor de las normas vigentes, y defienden como un supuesto ícono intocable la ley que dictara el pasado régimen, que marginó de la carrera magisterial a la gran mayoría de los maestros, condenándolos a seguir con los sueldos de hambre que padecen.

Su prédica se estrella con la convicción nacional de que el demagógico argumento de que solo los mejores merecen sueldos decorosos, causó conflictos y enfrentamiento y fue rechazado por el magisterio, cuya participación y concurso es indispensable para el quehacer educativo.

Peor aún, han llegado al febril extremo de pedir la interpelación y hasta la censura de la ministra, solo por su anuncio y sin siquiera conocer el texto del proyecto de ley, texto que, por cierto, está siendo consultado con los sectores concernidos, en aras de dotarlo del mayor consenso posible.

Los cerrados opositores hasta sostienen que no hay que dar aumentos a los maestros y que es un demérito que el Sutep haya manifestado, en principio, su acuerdo con una nueva ley que supere a la legislación aprista.

En su obsesivo conservadurismo, meten en un mismo saco a ese sindicato y a la fracción magisterial prosenderista, a la que el Sutep combate por antidemocrática y divisionista.

Además, pretenden ignorar que al oponerse a que el gobierno aumente los sueldos de los maestros, dan armas a esa fracción extremista y contraria a la democracia.

Tampoco es racional la actitud del apro-fuji-pepecismo, contra la facultades legislativas que el gobierno ha pedido para tomar medidas a favor de las Fuerzas Armadas y la Policía y en materia de seguridad ciudadana. Y esto, a pesar de que esos mismos partidos se pronunciaron no hace mucho por darle esas facultades al Ejecutivo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Loading...