Investigación

Los nuevos audios revelados por LA PRIMERA, con conversaciones comprometedoras entre uno de los ministros del pasado gobierno y uno de los principales integrantes de la red de corrupción descubierta en 2008, confirman que esa organización extendía sus operaciones a muchos ámbitos, más allá todavía que los de las concesiones petroleras y de las construcciones de hospitales y otras obras públicas con licitaciones por debajo de la mesa.

| 28 agosto 2011 12:08 AM | La Primera Palabra | 1k Lecturas
1038

Las grabaciones, sobre las dudosas adquisiciones de patrulleros por la pasada administración aprista, llegaron a este diario en forma anónima, y confirman la certeza de que la investigación del caso BTR –empresa que espiaba a Químper- tenía en sus archivos mucho más información y audios comprometedores de lo que hasta ahora se conoce.

Así lo creen, con sólidos elementos de juicio, parlamentarios y periodistas entendidos en el caso, que ahora reclaman el mayor esfuerzo de las autoridades judiciales y otras instancias, para encontrar esos materiales presumiblemente en manos de oficiales de policía encargados por el Gobierno de manejar inicialmente el caso BTR y acusados de haber desaparecido y ocultado pruebas que incriminarían a altos niveles del anterior gobierno, a los que, sin duda, llegaba la red de los “petroaudios”.

Es ciertamente indispensable el mayor esfuerzo para encontrar esos archivos a fin de esclarecer plenamente un caso que ha avergonzado al país y lo ha presentado ante el mundo como un territorio ocupado por la corrupción generalizada, que navega en la impunidad total.

No hay que olvidar que la ciudadanía votó por el fin de esa impunidad y por el castigo ejemplar a ese y otros casos de corrupción, por ser éste el peor de los delitos, el que no hace víctima a una persona, ni a un grupo, ni a una empresa, sino a un país entero y, dentro de éste, a los que más necesitan, los pobres.

Ello confirma también la urgente necesidad de que el Congreso dé curso a la propuesta de crear una gran comisión especial investigadora de los diversos e invariablemente impunes casos de corrupción denunciados durante el pasado quinquenio de gobierno aprista y sistemáticamente minimizados y echados al olvido por las autoridades, en una indudable actitud de complicidad con los corruptos.

Ha sido de tal magnitud la corrupción que hay todavía desvergonzados funcionarios de aquel régimen que, habiendo terminado éste y aprovechando que el nuevo gobierno se toma su tiempo para nombrar nuevos funcionarios, han seguido realizando contrataciones y tomando decisiones indebida y sospechosas, como el sujeto sorprendido tratando de sacar documentos de un organismo público.

La demanda popular y los intereses de la Patria demandan una plena y minuciosa investigación y castigo para los corruptos. Que no haya más impunidad.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.553586959839