Indignante corrupción

La ciudadanía entera espera que se cumplan las declaraciones oficiales que aseguran que tendrán el castigo que se merecen aquellos malos oficiales de las Fuerzas Armadas que resulten responsables de la compra indebida y muy probablemente corrupta de chalecos antibalas inservibles y de comida en deplorable estado, para las tropas del Vrae, como lo ha comprobado en ambos casos la Contraloría General de la República.

| 26 abril 2012 12:04 AM | La Primera Palabra | 1.1k Lecturas
1109

Al tiempo de esperar que ese organismo actúe con la misma eficiencia en los grandes casos de corrupción del régimen anterior, que aún están impunes, nos sumamos a la indignación ciudadana por la conducta con la que esos elementos han manchado el uniforme que la patria y el pueblo les entregaron para que defiendan al país con honor.

Resulta por demás indignante y llena de vergüenza al país, que los militares corruptos, que otro calificativo no merecen, hayan lucrado criminalmente a costa de la seguridad y la salud de los soldados que ponen en riesgo sus vidas en el combate al narcoterrorismo.

Es condenable que hayan sido enviados al frente de guerra con chalecos que no resisten las balas del calibre de los fusiles de asalto usados por los subversivos, y que además se alimenten con raciones de combate en muchos casos podridas.

No llama a asombro que esas compras se hubieran hecho durante el negro quinquenio de la corrupción, ni sorprende que los residuos de aquel gobierno aleguen que los repudiables casos de corrupción militar, revelados por la Contraloría, hayan aparecido con torvos fines políticos.

Tampoco llama la atención a la ciudadanía que estos condenables hechos, así como las acciones de los remanentes senderistas en la selva de La Convención, sean utilizados por los enemigos del cambio y menospreciadores de la democracia, para llevar agua a su molino y alimentar su prédica sutil de retorno a la negra década de la dictadura.

Esos políticos retardatarios pretenden erigirse en defensores de las Fuerzas Armadas, para lo cual aprovechan hasta el homenaje a los abnegados comandos que rescataron a los rehenes de la residencia de la Embajada de Japón.

Creen posible hacer olvidar que si las Fuerzas Armadas tienen aún elementos corruptos, es por la herencia fujimorista de inmoralidad, autoritarismo, crimen y deterioro institucional, que les dejó aquella dictadura, que las maltrató y desatendió sus necesidades de equipamiento.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD