Importante visita

La visita a Estados Unidos del presidente electo ha tenido la virtud de poner en evidencia el interés de ambas partes en mantener y desarrollar relaciones de amistad y cooperación y de beneficio mutuo, y de poner en evidencia que la nueva etapa que se abre en el Perú conlleva una visión moderna y pragmática de las relaciones internacionales, que pone los intereses del país sobre los enfoques teóricos, históricos o políticos sobre uno y otro país.

Por Diario La Primera | 08 jul 2011 |    

Cuando los enemigos del cambio, aún con el ojo en tinta por su derrota en las urnas, batían palmas hablando de un bajo relieve de la visita del elegido por la mayoría nacional, y celebraban en sus medios que el visitante solo sería recibido por funcionarios de menor rango, el gobernante de la primera potencia del mundo tomó la iniciativa de reunirse con el próximo gobernante peruano y destacó el compromiso de fortalecer la relación bilateral, en términos de “socios igualitarios”.

Ambos coincidieron, en un diálogo cordial, en que la gobernabilidad democrática requiere de una adecuada combinación de políticas macroeconómicas sanas y políticas de inclusión social. El visitante peruano le expuso sus concepciones y su decisión de lograr una distribución más justa de la riqueza generada por el crecimiento económico, no solo por necesidad social, sino para conseguir la estabilidad necesaria para un clima adecuado para las inversiones y la actividad empresarial.

Es destacable también el manifiesto deseo del gobernante norteamericano, del mayor éxito de la gestión del visitante, y su disposición a colaborar con la nueva administración para que logre ese éxito; lo cual implica, agregamos, el desarrollo de una agenda que incluye nuestras aspiraciones a un relacionamiento comercial más justo y a una más eficiente colaboración, acorde con la nueva realidad, en la lucha contra el narcotráfico, entre otros temas.

En cuanto al contexto que determinó el éxito de la visita, es digno de tomar en cuenta el análisis de una estudiosa norteamericana de la realidad de América Latina, en cuya opinión la Casa Blanca tiene genuino interés en mantener buenas relaciones con el Perú, a fin de no agravar su aislamiento en el área andina, pues sus relaciones con tres países de la zona están deterioradas al punto que Washington no tiene embajadores en tres países de la subregión, por razones políticas de diversa índole.

Cabe resaltar igualmente el mensaje que por Internet envió el presidente electo, en el sentido que en su visita a Washington, como en sus anteriores viajes, ha adelantado que en lo exterior mantendrá “una política exterior madura y un trato entre iguales con todos los países”, concepto que sintetiza, ciertamente, las aspiraciones ciudadanas de presencia en el mundo con respeto a la soberanía y la independencia nacionales.

Damos por descontado que el mismo mensaje será el emblema de las visitas pendientes, a Venezuela y Europa, como correlato del nuevo estilo de gobierno que quiere imprimir a su administración el líder elegido el 5 de junio.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.