Hora de dialogar

Pese al inocultable empeño de sectores retardatarios que promueven el endurecimiento y alientan la confrontación, de la que esperan ser beneficiarios, los protagonistas de la tensión social que vive el país tras la aprobación presidencial del proyecto Conga, deben proceder con el mayor tino y optar por el camino del diálogo y la concertación, ajeno a la imposición y el atrincheramiento.

| 23 noviembre 2011 12:11 AM | La Primera Palabra | 1.5k Lecturas
1594

Si bien al cierre de esta edición nadie estaba en condiciones de asegurar la realización de la reunión convocada para hoy por el Presidente del Consejo de Ministros, y los dirigentes sociales de Cajamarca aseguraban que los alcaldes convocados no vendrán a Lima, resulta alentador que un alto funcionario de esa instancia haya dicho que el Ejecutivo jamás renunciará al diálogo para evitar el conflicto social que nadie con algo de sentido común desea.

En tan crispado contexto han surgido voces que alientan el diálogo y sugieren la flexibilidad de posiciones, planteando por ejemplo que el tema sea materia de un nuevo y amplio debate, en el que el gobierno pueda demostrar, técnica y claramente, la viabilidad de su convicción de que es factible desarrollar Conga sin afectar el agua que Cajamarca y su pueblo necesitan.

La revisión minuciosa, neutral y técnica, del estudio de impacto ambiental, por expertos independientes, sería también una manera de llegar a un entendimiento. La falta de confianza en la empresa involucrada, por sus antecedentes controvertidos, parece ser el principal ingrediente de las resistencias sociales, podría superarse si de esa manera se demuestra que el emprendimiento puede no ser dañino para la agricultura y la ganadería.

Es pertinente insistir en que de ninguna manera el conflicto debe derivar en situaciones de violencia y represión que pueden fracturar irremediablemente a la sociedad peruana y al proyecto de cambio por el que votó la mayoría nacional.

La calma y la paciencia son virtudes que se asocian a la grandeza y que son hoy más necesarias que nunca, para evitar circunstancias trágicas y dolorosas que no deben repetirse, porque ese es un contenido esencial de la elección del presente gobierno.

En ese marco, resulta alentadora la instalación en la víspera de la Comisión Multisectorial que elaborará el reglamento de la Ley de Consulta Previa, con la incorporación de una representación, aunque minoritaria, de organizaciones indígenas. La plena vigencia de esa ley ayudará al alivio de las tensiones sociales y será un avance fundamental hacia la inclusión que, es también, una misión fundamental encomendada al gobierno.

A ello debe agregarse el anunciado ordenamiento territorial que establezca dónde, bajo criterios técnicos y de preservación del medio ambiente y los intereses sociales, puede llevarse adelante proyectos mineros y dónde estos no son posibles.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.566734790802