Hay que hacerles justicia

Por fin parece estar llegando el momento, tan esperado y reclamado, de que se haga justicia a tres sectores de vital importancia para la vida nacional, como los maestros de las escuelas públicas, responsables de la educación de las nuevas generaciones; los policías, que tienen el deber de cuidar la seguridad de ciudadanos y hogares, y de las diversas actividades nacionales, y de los militares, cuyo deber crucial es la defensa de la Patria ante eventuales amenazas.

| 31 julio 2012 12:07 AM | La Primera Palabra | 679 Lecturas
679

Las mejoras de sueldos anunciadas para esos pilares de la sociedad por el Ejecutivo, según los anuncios oficiales, están en marcha y, pese al escepticismo de diversos sectores, el país –como hemos dicho en este diario más de una vez- tiene recursos para costearlas.

Llevan años los maestros reclamando para salir de la postración en la que fueron sumidos por sucesivos gobiernos que tenían a la educación como un gasto, por lo que la sacrificaron al negarle los recursos para desarrollarla y para atender debidamente a sus protagonistas, los profesores.

Ha llegado a tal extremo esa situación, que hoy la importante labor de enseñar y formar a la niñez y la juventud no es una tarea apreciada y quienes tienen talento y vocación para ello prefieren muchas veces dedicarse a otros menesteres, ante lo poco gratificante que resulta ser maestro.

El anterior gobierno pretendió mejorar sueldos solo a una mínima parte de los maestros, asumiendo que los restantes, por no aprobar un dudoso proceso de capacitación y evaluación, tenían que seguir condenados a sueldos de miseria, que según el discurso oficial se merecían por ser supuestamente culpables de lo mal que estaba la educación.

Hoy la idea es que todos mejoren sus ingresos y que, obviamente, quienes más se superen y mejoren, reciban mejores remuneraciones.

Esperamos conocer más detalles sobre las mejoras para los sacrificados y también mucho tiempo preteridos policías y militares, en el marco de un proyecto que el Ejecutivo pondrá en manos del Congreso.

Es de esperar que se les otorgue a los uniformados sueldos y pensiones de jubilación dignos de la encomiable tarea que cumplen muchas veces dando la vida, pese a las graves privaciones que sufren.

Todos los sectores deben contribuir y dejar de lado prejuicios, sectarismos y rigideces, para dar paso a los aumentos que con justicia aguardan y merecen los maestros, los policías y los soldados de la Patria –al margen de aisladas excepciones- y que les han negado quienes se llenan muchas veces la boca de almibaradas frases de adulación y pretenden erigirse en defensores de sus intereses.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD