Fiasco chileno

La maniobra ensayada por el gobernante de Chile, al afirmar que un fallo adverso a Chile le impedirá darle una salida no soberana a Bolivia, parece haber tenido efectos contrarios al buscado, es decir hacer creer a Bolivia y a la comunidad internacional, en particular a la Corte de La Haya, que una solución del diferendo ajena a los intereses chilenos afectaría a Bolivia y frustraría la solución de un viejo conflicto pendiente en la región.

| 05 febrero 2013 12:02 AM | La Primera Palabra | 858 Lecturas
858

La respuesta del Presidente del Perú ha sido sobria y contundente: no hay que confundir las cosas, Bolivia quiere un corredor terrestre como salida al mar y en La Haya se definen los límites marítimos entre el Perú y Chile. Una cosa es tierra y otra cosa es mar, por si alguien no entiende.

Y como muchos piensan que la jugada de Piñera buscaría también malquistar a Bolivia con el Perú, culpando a nuestro país por el encierro geográfico boliviano –algo que Chile ha hecho históricamente- el jefe del Estado ha manifestado que la política permanente del Perú es de plena disposición a apoyar la demanda boliviana de un acceso al Pacífico, la que consideró además legítima y justa; pero ha recordado que el asunto es bilateral, entre Bolivia (el país despojado de sus costas en la Guerra del Pacífico) y Chile (el país que le arrebató por las armas su litoral).

En Bolivia no ha tenido eco la maniobra chilena, pues el gobierno ha reiterado las buenas relaciones con el Perú y se ha abstenido de hacer pronunciamientos sobre el fallo de La Haya, por respeto a ese tribunal internacional.

Bolivia ha desmentido al gobernante chileno, que insinuó que ha hecho una propuesta de acceso no soberano al mar, en territorio fronterizo con el Perú, y ha señalado que si el gobierno de Santiago tiene propuestas en el crucial tema, debe proceder a oficializarlas y por escrito.

Como bien señala un experimentado diplomático peruano, en realidad Chile ha asumido formalmente, al menos desde hace seis décadas, el compromiso de negociar una salida al mar con Bolivia, y tiene pendiente cumplir.

Por cierto, el enclave económico y administrativo no soberano del que habla el jefe de Estado chileno, es más o menos lo mismo que ofrece el Tratado que en 1904 consagró la anexión del litoral boliviano por Chile.

Por ello, el mandatario boliviano ha insistido en que la salida al mar debe ser soberana, algo que se niega a atender Santiago, por lo que queda claro donde está realmente el problema.

Aclarada rápidamente la confusión que pretendía sembrar el gobernante de Chile, el tema de La Haya sigue pendiente de lo que dictamine la corte, algo que los dos gobiernos se han comprometido a acatar y hacer efectivo, lo que evidencia madurez y responsabilidad. Pero que, además, responde al hecho que los litigantes están obligados a acatar la sentencia, cualquiera que sea, pues los fallos de la corte son obligatorios e inapelables.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.14164686203