Escandaloso fallo

La absolución del expoderoso asesor y hombre fuerte de la dictadura en uno de los muchos procesos que enfrenta, ha suscitado reacciones que oscilan entre la profunda extrañeza y la abierta indignación, habida cuenta de la calaña del personaje y de los múltiples testimonios y otras evidencias que señalan que estaba metido hasta las narices en el negocio del narcotráfico.

Por Diario La Primera | 30 ago 2012 |    

Tanto la Procuraduría Anticorrupción como el Ministerio Público sostienen que los magistrados que juzgaron y absolvieron al reo con una sentencia sesgada a su favor, es decir que siguieron el guión argumental de la defensa, camino por el cual, obviamente, solo podría llegarse al fallo dictado, que muchos llaman impunidad y hasta producto de la persistencia de influencias nefastas en el Poder Judicial.

El tema es sumamente preocupante, si se tiene en cuenta el fallo judicial previo que rebajó las penas a los jefes (el exasesor incluido) y agentes del criminal Grupo Colina y hasta retiró a sus delitos el carácter de crimen de lesa humanidad, con posibles secuelas graves para la salud de la legalidad, la democracia y la lucha contra el crimen y la corrupción.

El fallo ha sido apelado de inmediato por el procurador y por el fiscal, que esperan de la Corte Suprema una actitud más enérgica y menos contemplativa con quien hizo del delito una forma de gobernar y sumió al Estado en el descrédito, al revolcarlo en el fango del millonario y sucio negocio del narcotráfico, como lo prueban numerosas evidencias de que cobraba cupos para permitir las operaciones de los traficantes.

Es que el exasesor tenía, como está plenamente comprobado, el control y hasta la lamentable sujeción de las Fuerzas Armadas, que vivieron en esa época la peor etapa de su historia; y era literalmente imposible que se hubiera metido, sin contar con el consentimiento del poderoso jefe en la sombra y privilegiado guardián de la seguridad del dictador, un enorme cargamento de droga en el avión presidencial.

También ha sido absuelto el coacusado, que era jefe de la Fuerza Aérea y por lo tanto responsable del manejo de la aeronave más importante del Estado.

El caso ha servido adicionalmente para recordar en qué se usaba la aeronave presidencial en aquel régimen cuya restauración pretenden quienes en días pasados reclamaban airados, con aires de honestos fiscales, por el uso del avión presidencial para transportar a Brasil a una delegación oficial que incluía a la Primera Dama.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.