Desvergüenza

Una verdadera falta de respeto a la ciudad y hasta a quienes firmaron sus turbios planillones para la revocatoria, muchos a cambio de alguna prebenda, otros sinceramente confundidos, resultan los cínicos comentarios del cabecilla visible del proceso de revocación de la alcaldesa de Lima, sobre su pretensión de cobrarle al JNE, o sea al país, lo que gastó en la cuestionada campaña que pretende paralizar el desarrollo de la ciudad.

| 04 noviembre 2012 12:11 AM | La Primera Palabra | 553 Lecturas
553

Aparentemente, el personaje se ha sentido alentado para llevar este despropósito, porque hasta ahora los resquicios de la ley le han sido favorables, por ejemplo por un clamoroso vacío que no sanciona a quien presenta 800 mil firmas falsas y permite que las autoridades electorales solo tomen en cuenta las válidas, sin sancionar la descomunal falsificación como intento de fraude.

Como además, ha podido lograr, por la permisividad extrema –por decirle en palabras neutras- del Jurado, que le aceptaran las firmas que necesitaba para completar las 400,000, fuera del plazo de ley –alegando que si a uno lo confundieron puede incumplirla-, se siente con ínfulas para seguir aprovechándose de nuestras defectuosas normas electorales y de la tolerancia o el favoritismo que le han dispensado los encargados de velar por la limpieza y la corrección del proceso.

Frente a tanta cara dura, se alzan ya voces que demandan que el promotor de una revocatoria, a todas luces hecha por encargo, sea investigado, como corresponde hacerlo a cualquier persona que maneje gruesas sumas de dinero, para que explique cómo lo obtuvo.

No olvidemos que en el pasado gobierno fueron investigadas importantes personalidades –algunas actualmente en importantes posiciones- en forma injusta y solo por ingresos profesionales de montos razonables, y se les revisó minuciosamente cuentas, contratos y relaciones, porque la legislación, forzada convenientemente, lo permitía.

Nada impide entonces que el Congreso o los organismos judiciales o técnico-estatales pertinentes, comiencen a desentrañar el misterio que el cabecilla de la revocación sigue manteniendo, del origen del dinero utilizado para presionar por la defenestración de la alcaldesa.

Ya un destacado político ha señalado el hecho que el personaje dedicado en cuerpo y alma, a tiempo completo, al encargo de los oscuros inspiradores de su insensato afán, podría comenzar explicando de qué vive y si subsiste del trabajo, como lo hacen los peruanos de bien.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...