Defensa principista

La Pontificia Universidad Católica del Perú tendrá mañana una reunión histórica, en la que sus autoridades, sus profesores y sus estudiantes analizarán una propuesta del Vaticano, que el Cardenal ha revestido del tono y los énfasis que corresponden a una orden terminante, para que ese centro de estudios renuncie a su autonomía, determinada por la Constitución y sus leyes peruanas, y se allane a que la Santa Sede designe, a través del Arzobispo de Lima, al rector de esa casa de estudios superiores.

| 22 setiembre 2011 12:09 AM | La Primera Palabra | 942 Lecturas
942

De aceptar el planteamiento, la prestigiosa universidad solamente podría designar a una terna de aspirantes al Rectorado, para que El Vaticano escoja al rector, procedimiento ajeno a la legislación nacional que rige para todas las universidades, aunque el Cardenal, polémico protagonista de frecuentes situaciones conflictivas, ha planteado una controversia jurídico-confesional al respecto.

Las autoridades de la PUCP, ante la propuesta, decidieron en su momento someterla a la decisión de la Asamblea Universitaria, que es la máxima autoridad para decisiones de ese tipo, para que resuelva si acepta o no el parecer del Vaticano.

La Santa Sede, a dos días de la asamblea, ha anunciado, siempre según el Arzobispado de Lima, el envío de un Cardenal como emisario, para tratar con las autoridades universitarias sobre la propuesta, gesto de diálogo que contrasta con el clima de beligerancia que ha tenido al Arzobispo de Lima como responsable destacado.

Tal confrontación ha tenido como ingrediente una intensa campaña del Cardenal, apoyado por medios afines, para asumir el control de la universidad basado en una interpretación del testamento de José de la Riva Agüero según la cual la Católica debe quedar por siempre bajo la férula eclesiástica.

Tal interpretación es rechazada por autoridades y alumnos, por cuanto al haberse ejecutado el testamento de bienes legados por Riva Agüero, se cumple la voluntad de éste de que pasen a formar parte de la Universidad Católica, que tiene sus propias instancias de gobierno de administración, siendo que la intervención de la jerarquía católica solo regía para la ejecución del referido testamento.

Con esos antecedentes y teniendo en cuenta las posiciones similares expuestas por los estamentos que estarán representados en la asamblea de mañana, y las graves diferencias entre el fundamentalismo conservador del Cardenal y la apertura y pluralidad que han dado realce y prestigio a la universidad; todo indica que la cita de mañana defenderá la autonomía y la democracia como valores supremos del centro académico.

Como forma de expresar tal sentimiento, los alumnos de la Universidad Católica han tomado posición, con la vehemencia propia de la juventud, y harán una simbólica cadena ante la universidad, como expresión de la defensa de su centro de estudios, que están decididos a mantener ante cualquier presión.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD