Debate necesario

La Más allá de las balandronadas, de los insultos y de la falta de respeto con las que promotores del SÍ a la revocación desprestigian a la democracia, llevan razón quienes promueven el NO y defienden la institucionalidad y la estabilidad necesarias para el progreso de Lima, al plantear la necesidad, ciertamente perentoria, de un debate entre ambas partes.

| 10 febrero 2013 12:02 AM | La Primera Palabra | 1.2k Lecturas
1269

Parece ya haberse agotado el desagradable repertorio de epítetos y manipulaciones con los que han intentado desestabilizar a la Alcaldesa y ahora resulta imperioso que las partes expongan sus puntos de vista, más allá de los efectistas lugares comunes que, respaldados por una innoble campaña mediática, han reemplazado hasta ahora a las razones por las que se pretende sumir a la ciudad en el caos.

El cotejo civilizado de ideas que reemplace a los gritos destemplados y la polítiquería de baja estofa –en la que un barbado y desprestigiado legislador ha llegado al extremo de insultar a una representante del NO- es también necesario cuando la ciudadanía va tomando posiciones con mayor claridad y sensatez y quiere escuchar a las partes y recibir elementos de juicio para definir su voto en la consulta del 17 de marzo.

La presentación en público, con un moderador de consenso, de los personeros del NO y del Sí, permitirá a muchos que aún no saben plenamente por cual opción van a votar, tener a la mano los argumentos de cada cual para decidirse.

Deberá ser también una oportunidad para que los contendientes expongan los intereses políticos y económicos que representan. Aunque cada vez está más claro que los revocadores buscan la restauración del manejo del municipio al servicio de intereses nada santos que dieron lugar a escándalos de corrupción aún no esclarecidos.

También podrá esclarecerse en el debate cuáles son las motivaciones reales de las pocas fuerzas políticas que respaldan el SÍ y ojalá se evidencie con nitidez que el interés que las motiva es ajena a los de la ciudad, a los que han decidido servir la mayoría de los partidos democráticos, por encima de sus diferencias políticas e ideológicas.

Como nota al margen, es interesante que el debate se esté adelantando en las redes sociales: la grosería y el mal gusto que han caracterizado al SÍ y sus representantes, frente a la alegría y el ingenio de quienes defienden el NO, que en este terreno se imponen al convertir en una punzante ironía el más agrio de los ataques de quienes parecen haber perdido definitivamente la sonrisa.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.785968065262