Cuidado con la escalada

Tras una nueva jornada turbulenta en Espinar, con más violencia y más heridos, debería llegar la hora de la sensatez para dejar de lado rigideces y emprender el camino del diálogo, a fin de evitar que el conflicto siga escalando, en perjuicio de la tranquilidad y la estabilidad de la democracia.

| 25 mayo 2012 12:05 AM | La Primera Palabra | 692 Lecturas
692

A nada conducen la terquedad ni la obsesión por imponer posiciones, de ninguna de las partes, porque esas actitudes equivalen a jugar suicidamente con fuego. Felizmente, ayer se comenzaron a abrir los caminos del diálogo, aunque faltan todavía definiciones en torno a su escenario y a los términos de las conversaciones.

Ese conflicto, en el que los heridos suman ya una veintena y en el que debemos hacer lo necesario para que no haya muertos, debiera resolverse en un diálogo directo entre la empresa y la comunidad reclamante, y a ello deben propender las negociaciones que se proyectan entre los dirigentes de la provincia y representantes del Poder Ejecutivo, que debe recuperar su papel de árbitro en los temas socioambientales, como bien dijo hace algún tiempo un ministro del actual gabinete, sin ponerse del lado de ninguna de las partes.

La voluntad de diálogo se ha manifestado en ambas partes y el levantamiento del cerco a la minera cuya actividad motiva el conflicto, fue un paso hacia delante, al que deben seguir otros, que aborden los reclamos factibles de atender y que destraben el conflicto que, por cierto, debieron prevenir las instancias concernidas, sin dejar que crezca y llegue a la huelga y las protestas y el escalamiento del conflicto.

Es importante encarrilar el problema en la ruta del diálogo, para evitar una acumulación de conflictos, considerando que la semana próxima tendremos días de angustia y preocupación por demostraciones públicas de signo contrario sobre el proyecto Conga, en Cajamarca, donde por ello hay peligro de enfrentamientos fratricidas, como ha advertido el Defensor del Pueblo.

Reiteramos, hasta el cansancio, de ser necesario, la necesidad de escuchar el llamado del Defensor al diálogo ante los conflictos socioambientales y en particular en Cajamarca, para impedir esos enfrentamientos y evitar que la sangre de los peruanos vuelva a derramarse, porque por ese camino se perderá la estabilidad y la paz, tan necesarias para la democracia.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD