Cuidado con las distracciones

En los últimos días diversos medios han privilegiado la difusión y los comentarios en torno a temas que, por su limitada o nula importancia o utilidad, distraen a la ciudadanía de temas de trascendencia, como la defensa de la institucionalidad y el progreso de la ciudad de Lima, los esfuerzos de la lucha contra la corrupción o los desastres que afectan al sur del país y la necesidad de afrontarlos con decisión y unidad.

| 15 febrero 2013 12:02 AM | La Primera Palabra | 1.1k Lecturas
1188

Es así como hemos sido atosigados por especulaciones, dimes y diretes sobre el viaje del Presidente de la República a la Antártida –que nadie cuestionó previamente y cuya importancia no puede discutirse-, el que haya viajado acompañado por su familia, o el supuesto cambio de una placa con el nombre de quien nunca había estado allí; o si debió volver antes ante el inesperado temporal en el Sur, al cual se ha dado un uso político deleznable que nada tiene que ver con la crítica, que siempre es pertinente.

Valdría la pena contar los espacios dedicados a esos temas, ninguno grave o que conlleve ilegalidades o que no pueda remediarse, de ser el caso, y que relegaron durante días otros temas importantes, acaso deliberadamente.

Es curioso, por lo menos, que ello haya sucedido cuando se respiraba en las calles el cambio de la tendencia del electorado, con el declive del Sí y el incremento del NO; y cuando se hacían públicos casos bajo fuerte sospecha de corrupción y la Megacomisión se aprestaba a dar nuevos pasos hacia el esclarecimiento de los casos pendientes del pasado gobierno, como lo exige la ciudadanía, que anhela que se erradique la corrupción y se termine de imponer la ética en la política y el gobierno.

Felizmente, el peso de lo importante parece volver a imponerse, pues una nueva encuesta que confirma la tendencia ascendente del NO y la caída del Sí; la ayuda a los damnificados de Arequipa y Cusco concentra el solidario interés de los limeños y del país y la lucha contra la corrupción, a veces incomprendida, a veces falta de apoyo, se posiciona entre los temas centrales de interés mediático.

La experiencia enseña que hay que estar alerta ante las maniobras distractivas, que en la época dictatorial venían bajo el nombre de psicosociales y que igual que estos siempre buscan que los ciudadanos se concentren en temas menores y no en los que de una u otra manera pueden afectar intereses poderosos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD