Condenable cargamontón

Las fuerzas que, asociadas, usufructuaron del poder –con gollerías, negociados y otras tropelías aún por investigar- durante el anterior gobierno, se han lanzado con furor contra el Canciller de la República, como supuesto coautor de lo que los líderes de opinión serios y responsables consideran el error de buena fe de un embajador cuya renuncia salda el incidente y le pone fin.

| 07 noviembre 2012 12:11 AM | La Primera Palabra | 627 Lecturas
627

A los portaestandartes de una campaña extremista contra cualquier asomo de pensamiento distinto al de la regresión y la corrupción, no les basta con la injusta defenestración del embajador por un hecho ocurrido hace casi un año, sino que ahora pretenden la cabeza del ministro de Relaciones Exteriores, avergonzando al Perú ante el mundo, por su actitud sectaria y pueril.

Impulsados por su comparsa mediática añorante de la dictadura criminal y corrupta de los 90 y del régimen de los petroaudios y de la entrega del país a intereses extranjeros, pretenden cobrarle al Canciller la absurda cuenta de un hecho ya resuelto; sin considerar que el gobierno, el ministro y hasta el embajador cesante –un luchador de décadas contra el terrorismo senderista- han dejado claro que no hay el menor asomo de intención de un entendimiento con quienes siguen reivindicando el terror y hasta lo justifican, habida cuenta de su fracaso.

Movidos por el odio al pluralismo y a la diversidad, y a todo pensamiento más abierto que sus miras estrechas, atacan cual jauría en busca de la cabeza de quien ha cumplido en forma atinada sus deberes, en particular la defensa de los intereses peruanos en el litigio en La Haya, una defensa que sus detractores, cuando estuvieron en el poder, obviaron en un caso o asumieron a regañadientes en el otro.

Vuelven a demostrar inconsecuencia en ese crucial tema, cuando desdeñan con arrogancia la preocupación, manifestada, inclusive entre sus propias filas, por el daño que puede hacerle a la necesaria unidad nacional en momentos en que el diferendo está por entrar en una etapa decisiva.

Confirman así, una vez más, que ponen sus intereses menudos y egoístas por encima de los del país, por lo que merecen el rechazo de los ciudadanos de bien, que saben que el Perú está primero. La mayoría responsable del Congreso debe también cerrarles el paso.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...
0.550150156021