Comienza la reconstrucción

Con notable expectativa la población de la zona afectada por el terremoto del 15 de agosto del 2007 aguarda la llegada hoy del Presidente de la República a la ciudad de Pisco, para ponerse al frente del esfuerzo de reconstrucción de las ciudades y pueblos devastados por la furia de la naturaleza, a fin de saldar la deuda que el país tiene con los hermanos que en aquella tragedia perdieron familiares y amigos y quedaron sin vivienda, servicios básicos ni otras condiciones de vida civilizada.

| 12 agosto 2011 12:08 AM | La Primera Palabra | 884 Lecturas
884

La reconstrucción, más urgente que nunca, esta vez contará con el concurso de los batallones de ingeniería del Ejército, cuya primera tarea será remover verdaderas montañas de escombros que, increíblemente, siguen apilados en Pisco y otras ciudades afectadas. Los hombres de uniforme darán así un aporte fundamental, en una muestra de lo que debe ser su contribución al país, lejana a cualquier asomo de militarización que nadie propicia.

La presencia del mandatario hará patente el compromiso de la reconstrucción, solemnemente asumido por el jefe de Estado en el discurso inaugural de su mandato, el pasado 28 de julio.

La necesidad de una acción nacional decidida, con plena voluntad política, ha sido puesta de manifiesto en cada aniversario de la catástrofe, con manifestaciones de protesta, tales como marchas y bloqueos, por parte de damnificados que han reclamado por el incumplimiento de las promesas de quien practicaba una locuacidad incontinente que algunos añoran, sin resignarse a la sobriedad característica del estilo del nuevo gobernante.

Todavía resuena las almibaradas palabras con las que aquel personaje prometía hacer de Pisco una ciudad modelo ejemplar para el país y el mundo, ejemplo de reconstrucción, con prosperidad incluida, que estaría a cargo de su grupo de amigos empresarios habituados a medrar a la sombra del poder.

Menos palabras y más acción, exige ahora la ciudadanía, que espera, vigilante y escarmentada con las promesas incumplidas, que esta vez la palabra sea honrada, lo que parece que ocurrirá.

Por lo pronto, un vocero castrense ha dicho que los batallones de ingeniería militar están en condiciones de realizar la reconstrucción en un plazo de un año o algo más y que podrían inclusive construir viviendas; aunque entendemos que en el esfuerzo participarán empresas privadas que tienen capacidad técnica y económica para hacerlo y que resulta evidente que están al margen por la falta de decisión política de la pasada administración.

Resulta innegable que la consolidación y el éxito del gobierno, pese a las sombras de la crisis externa que amenazan al país, está en su capacidad de honrar sus compromisos y cumplir las tareas que se ha fijado, en el marco de una política general de inclusión social y de lucha contra la pobreza, que todos los peruanos anhelan, independientemente de sus posiciones políticas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD