Cerca de la gente

La excursión de los congresistas a la cercana y relativamente moderna Ica parece haber superado todas las expectativas, tanto como gesto importante y vital de ruptura del agobiante y tradicional centralismo limeño, como en resultados que sintonizan con las expectativas e impaciencias de esa población, que ha demostrado que quiere el cambio y espera mucho de él.

| 09 setiembre 2011 12:09 AM | La Primera Palabra | 858 Lecturas
858

Aunque voces superficiales quieren hacer aparecer como un circo el esfuerzo de los legisladores por acercarse a la gente y tratar con ella, cara a cara, sobre sus legítimas exigencias, necesidades y propuestas, el balance puede considerarse exitoso, a la luz de los resultados que están a la vista de todos.

Los legisladores no solo pudieron oxigenar la alicaída imagen del Poder Legislativo, desgastada durante al menos dos décadas en las que ha sido comparsa de la voluntad del Ejecutivo, le ha dado la espalda a los anhelos ciudadanos y ha albergado y dejado impunes a sus miembros que incurrieron en actitudes impropias.

Pudieron además conocer la voz de la ciudadanía, sus expectativas y urgencias. Y algo muy importante, su sed de cambios, alentada por la nueva etapa que se ha abierto en el país desde el pasado 28 de julio.

A la luz de los resultados, parecen haber quedado definitivamente atrás los ataques contra la iniciativa de llevar el Congreso a Ica y los remilgos de quienes intentaron una y otra vez impedir el viaje, para mantenerse en el aislamiento limeño. Los hechos han desmentido sus augurios y sus interminables objeciones.

El principal fruto de las dos jornadas parlamentarias en Ica ha sido el acuerdo de crear una comisión que investigue el fracaso de la reconstrucción de los pueblos devastados por el terremoto de agosto del 2007, pomposamente prometida por el gobierno anterior.

Es de esperar que la pesquisa, que tiene plazo fijo, deberá esclarecer el destino de los cuantiosos recursos que el Estado dedicó a la reconstrucción y de las generosas donaciones nacionales e internacionales, pues es fuerte la sospecha de que ha habido malos manejos, lo que debería ser precisado para señalar a los autores y llevarlos a los tribunales.

También deberán investigar los parlamentarios que integren la comisión, el porqué del clamoroso fracaso de la reconstrucción, de las obras defectuosas; saber si fue solo negligencia o también maniobras para encubrir corruptelas.

Pero cualquiera sea el motivo, los responsables merecen la repulsa ciudadana y una sanción ejemplar, que es lo que esperan no solo los pueblos de Ica y el resto del Sur Chico asolados por el sismo de hace cuatro años, sino el país entero que, solidario, sufrió con ellos la desgracia que vivieron y se indigna porque sigan padeciendo las secuelas de aquella catástrofe.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD