Cambios necesarios

Era inevitable que el Presidente de la República realizara cambios en los niveles de conducción política y militar de las operaciones contra las acciones subversivas en el nuevo frente abierto por la fracción senderista del Vrae, en la selva cusqueña, que terminaron con ocho militares y policías muertos en emboscadas que desnudaron las debilidades de las fuerzas del orden.

| 20 mayo 2012 12:05 AM | La Primera Palabra | 820 Lecturas
820

Los responsables principales tenían que asumir las consecuencias. Este diario así lo planteó solitariamente, con espíritu cívico constructivo y en la forma respetuosa que corresponde, en los casos del jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y de los titulares de Defensa y el Interior. Y así ha sido.

Se anuncian relevos también en el alto mando policial y en niveles operativos en los que, según todos los indicios, hubo fallas garrafales, como la de ignorar un alerta de inteligencia sobre posibles acciones en Kepashiato, zona del secuestro masivo que dio inicio a las operaciones subversivas en el nuevo escenario.

En ese terreno, ya el nuevo comandante general del Ejército ha anunciado una evaluación autocrítica de los errores cometidos, para hacer las correcciones pertinentes.

Los cambios políticos han generado controversias por diversas consideraciones, sobre todo en el caso del nuevo ministro del Interior y por el hecho de que hubiera firmado la llamada “acta de sujeción” al régimen fujimorista en 1999, ante lo cual la respuesta presidencial ha sido que él ya admitió su error, colaboró con la lucha contra la corrupción militar y tiene la confianza oficial y las condiciones para hacer una buena labor.

Más allá de las pasiones y de las diversas opiniones, queda ahora esperar si los hechos le dan la razón.

Es importante, insistimos, que las dolorosas lecciones de semanas anteriores hayan generado la convicción generalizada de que la lucha contra la subversión debe darse sobre todo con acciones económicas y sociales, que se priorizarán sobre las militares, según hemos sostenido siempre en nuestras páginas y según lo ha confirmado el Jefe del Estado.

La lucha no será fácil ni terminará pronto, pero esa visión estratégica la decidirá, si consigue el objetivo estratégico de llevar el Estado, la educación, la salud y la oportunidad del desarrollo, a los preteridos moradores del Vrae. Entonces los narcoterroristas quedarán aislados del pueblo, que los rechazará.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD