Basta de sangre

Desde el Estado y desde la sociedad se multiplican las voces que claman poner fin a la violencia en los estadios, tras el abominable y horrendo asesinato que elementos criminales y desadaptados perpetraron el sábado último en el estadio Monumental, para dolor de los familiares y amigos del joven cuya vida, plena de futuro, fue absurdamente segada, y para vergüenza nacional de quienes nos resistimos a ser vistos como un país de salvajes sin ley ni aprecio por la paz.

| 27 setiembre 2011 12:09 AM | La Primera Palabra | 886 Lecturas
886

Ha habido lamentos recurrentes, lugares comunes que se lanzan siempre después de una tragedia, para después olvidar el problema sin haberlo solucionado y ni siquiera tocado a fondo, pero la reacción de las autoridades, de todas las fuerzas políticas, los diversos sectores sociales, los hinchas, los medios de comunicación, ha sido unánime y parece ir en la dirección de ponerle remedio duradero al gravísimo problema.

Ya el gobierno ha anunciado una especie de cruzada para erradicar el salvajismo de los estadios y hacer que el deporte vuelva a ser una actividad fraterna y vital, en la que la pasión se vuelca en la competencia decidida, pero que es, por definición y naturaleza, todo lo contrario al odio y a la muerte.

La convocatoria tiene amplio respaldo, pero requiere, lo ha subrayado el primer ministro, del concurso de todos, incluyendo los empresarios y los clubes, que muy alegremente han dejado crecer el fanatismo prohijando por criminal error o por desidia las llamadas barras bravas, o alentando la violencia sangrienta con actitudes insultantes, matonescas e irresponsables, de las que no son ajenos inclusive algunos jugadores de fútbol que no entienden que este es una contienda de habilidades y no una guerra.

Errados estaríamos pensando que el problema se limita solamente al ámbito deportivo y al de las medidas de seguridad y mayor responsabilidades de los clubes y de todos quienes tienen que ver con el espectáculo deportivo.

La violencia en los estadios no se debe solamente a la ciega pasión seudodeportiva, pues tiene entre sus ingredientes a la delincuencia y el pandillaje, consecuencias estas de la pobreza, la falta de oportunidades y la ausencia de esperanzas.

La violencia, lamentablemente, se ha posicionado en la sociedad peruana, con diversas modalidades y contenidos y con una profundidad que pone en peligro la tolerancia y la convivencia civilizada, tras décadas de desprecio, irrespeto y atropello al otro; problema estructural que debe ser atacado con políticas inclusivas como las que están siendo priorizadas.

Un frente decisivo para que la paz sea conquistada y la violencia erradicada es ciertamente el de la familia y la escuela, donde padres y maestros deben inculcar los valores de aprecio y respeto por la vida que alejen a los niños y los adolescentes del camino de la violencia.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD