Apuntan al Presidente

Los sectores políticos y mediáticos conservadores refractarios al cambio y que desdeñan la mano extendida de la concertación para el cambio moderado, persisten en el afán de defenestrar a la ministra de la Mujer, para lo cual apelan a las armas más insólitas y rebuscadas.

| 11 octubre 2011 12:10 AM | La Primera Palabra | 1.2k Lecturas
1295

La sólida y contundente defensa que hizo la ministra de su posición, la semana pasada ante el Congreso, frustró la intentona de esos sectores, encarnados en el fujimorismo, sus tontos útiles y sus expresiones mediáticas, de culpar a la titular de la Mujer de la desgracia de la muerte de tres niños en la localidad de Redondo, materia de investigación.

Como se estrellaron con los firmes argumentos de la ministra y no lograron convencer a los congresistas necesarios para censurarla, han intentado dejarla sin ministerio, alegando que, al estar decidido que los programas sociales que manejaba el Mimdes pasen al nuevo Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, el Mimdes ya no tendría razón de ser.

Para ello se prestan tres exministras de las filas del aprismo y el fujimorismo, los grupos conjurados contra la ministra y, obviamente, contra el gobierno.

Otras extitulares del mismo ministerio han señalado lo absurdo de pretender un retroceso de la magnitud de hacer retroceder lo que ha sido una conquista de la lucha por la igualdad y de la importancia de la mujer en la sociedad, y han señalado los diversos temas que tiene por tratar el ministerio.

Los alegatos de las detractoras de la ministra serían anecdóticos, de no ser porque el empeño de sacar del cargo a la ministra es una enfermiza obsesión que, en realidad, apunta a desestabilizar al gobierno.

Para ello, apelan a las mismas armas de la manipulación de la justicia que utilizaron en la guerra sucia electoral con la que intentaron impedir la victoria social que llevó a la victoria al actual Presidente de la República.

Como entonces, han echado mano a elementos del Ministerio Público y el Poder Judicial para revivir un proceso judicial que estaba virtualmente extinguido, una acusación de “colusión” por una compra de leche para el municipio limeño, en el que la ministra era opositora y ajena a operaciones como esa adquisición, por lo demás realizada en 1994, al año siguiente de que la hoy ministra terminara su gestión de regidora, de tres años.

Se trata evidentemente de una nueva maniobra que no solo es expresión del odio contra todo lo que sea de izquierda, como la ministra, sino contra todo lo que signifique cambio.

Por eso, que nadie se engañe en forma irresponsable pensando que el problema es solo de la ministra. Los enemigos del cambio responsable han lanzado toda la artillería que ya usaron en la guerra sucia electoral, para tumbar a la ministra, pero su objetivo real y final no es ella.

En realidad, apuntan al Presidente, pues han dado abundantes muestras de que siguen sin aceptar haber sido derrotados por quien consideran un intruso, un líder ajeno a los partidos tradicionales y que suele recordar constantemente que no tiene compromisos con poderes económicos, con nadie que no sea el pueblo que lo eligió.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD