Amistad y solidaridad

La visita del presidente electo del Perú a Venezuela, con un mensaje de amistad entre países hermanados por la historia, el futuro y con una voz de aliento y solidaridad del pueblo peruano al presidente de ese país, ante la grave enfermedad que lo aqueja, ha tenido la virtud de confirmar, una vez más, que la amistad entre pueblos de raíces comunes y vecindad eterna, no es solo posible sino deseable y recomendable.

| 16 julio 2011 12:07 AM | La Primera Palabra | 987 Lecturas
987

Esa amistad ha sido planteada por los protagonistas del importante encuentro, con la calidez que corresponde a lo que ambos representan y a los especiales contornos de la reunión, habida cuenta de la lucha que el anfitrión libra contra la enfermedad.

También ha sido planteada en términos referidos a los intereses comunes, con respeto a la soberanía y a los procesos políticos de cada uno, en el entendido que no hay dos procesos iguales.

Es rescatable también la precisión conceptual hecha por el presidente elegido por la mayoría nacional peruana, sobre los intereses compartidos por nuestras dos naciones: el enemigo común de Perú y Venezuela –como el de todos los países latinoamericanos- es la pobreza, la desigualdad, el narcotráfico, que afectan a los pueblos de la región.

La visita a Caracas ha completado la gira sudamericana del presidente electo, la cual no ha hecho discriminaciones, a tono con el compromiso de mantener y desarrollar relaciones fraternas con todos los países latinoamericanos, al margen de consideraciones ideológicas.

Los contactos de nuestro próximo gobernante han sido positivos y útiles para el posicionamiento del Perú en la región y el mundo, y han sido establecidos interlocutores de diverso signo político, los que han entendido el mensaje de amistad e integración del presidente electo.

La nueva política exterior delineada es auténticamente pluralista, pues carece de sentido que un gobierno solo se relacione con aquellos con los que se identifica políticamente, con sus iguales, lo que resulta excluyente, sectario y poco práctico, y es un error en el que los gobiernos del Perú han incurrido, invariablemente, por someterse a intereses y estrategias foráneas.

La nueva política terminará así, estimamos, con la reciente obsesión por los “ejes” formados con gobiernos afines, cual vagones de una locomotora llevados a caminos que no necesariamente corresponden a los intereses de los pueblos.

Esa obsesión y ese error han marginado en el último quinquenio al Perú de importantes emprendimientos y acontecimientos regionales y han aislado a nuestro país, aunque traten de disimularlo quienes en el último año, sabedores de ese aislamiento, han restañado las deterioradas naciones de la región de las que nos habíamos alejado injustificadamente, al parecer solo por caprichos del fundamentalismo neoliberal que nos ha estado gobernando.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.569154977798