Inventan adopción y roban herencia

Hace unos días, LA PRIMERA y otros diarios informaron que Gabriel Larrieu era el abogado al que recurrió Yanacocha para “arreglar” con el alcalde de Cajamarca para que firmara un documento aceptando renunciar a la defensa de las víctimas del derrame de mercurio de Choropampa a cambio de 3 millones de dólares.

| 17 febrero 2009 12:02 AM | Judicial |6k Lecturas
Inventan adopción y roban herencia
(1) Policía confirma falsificación de firmas. (2) Germán Larrieu
El colmo de la corrupción judicial. Una historia de ambición e ilegalidad.
6003  

Pero en estos días nos encontramos otro caso de antología: fabricar una “adopción” y quedarse con una herencia, esto es lo que hicieron los hermanos Germán y Gabriel Larrieu para despojar a doña Eva María Bendezú viuda de Kunz tras la muerte de su esposo Gustavo Kunz Anes.

El matrimonio de Gustavo Kunz y Alejandra Miller llegó al Perú en las primeras décadas del siglo pasado y se estableció en la ciudad del Cusco. En 1934 nació en su casa de esa ciudad Consuelo Cárdenas y Astete, hija de la empleada del hogar y de un trabajador de la familia y quien fue criada y trasladada a Lima por los Kunz-Miller.

En 1960, cuando ya había cumplido los 25 años, Consuelo Cárdenas, estando en amores con el odontólogo Eduardo Bellido Yábar, y asesorada legalmente por el cuñado de su prometido, Gabriel Larrieu (padre de Gabriel y Germán), se presenta ante el 10mo. Juzgado Civil de Lima, dentro de un proceso de adopción absolutamente irregular, en el que no concurren los adoptantes y logra modificar su partida de nacimiento y transformarse en Consuelo Kunz Miller. Fue un paso que sólo produjo un nuevo nombre y unos papeles guardados en los archivos.

En el año 1972, tras el fallecimiento de la señora Alejandra Miller, la auto-adoptada se presentó nuevamente ante el mismo 10mo Juzgado y el mismo secretario (Manuel Polo Ramos), esta vez acompañada de los abogados, sobrinos de su esposo, Gabriel y Germán Larrieu, para tramitar una declaratoria de herederos, en la que se consigna que el 50% de la herencia debía ser puesta a nombre de Consuelo Kunz Miller y el otro 50% para el viudo. Este documento no fue puesto en conocimiento de Gustavo Kunz Anes.

En agosto de 1973, Kunz Anes se casó por segunda vez con Eva Bendezú Madueño y en 1976, mediante testamento, nombra a esta última heredera universal de los bienes. En el mismo documento Gustavo Kunz afirma no tener hijos y declara no haber adoptado a Consuelo Cárdenas de Bellido.

En 1980 muere el señor Kunz, y se inicia un litigio judicial en el cual Consuelo se reclama heredera y logra establecer una partición de bienes enteramente favorable a ella y sus asociados, logrando que se le otorgue el 81.25% de los derechos de propiedad y, por si fuera poco, una indemnización por los bienes usados varios años por la viuda, por una suma de un millón de dólares, lo que le permite quedarse con el 100% de la herencia.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación

Loading...


En este artículo: | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.