Abogados se quedan con bienes

“Lo que se hereda, no se hurta”, dice el refrán. Eso vale para la predisposición de los Larrieu para seguir el sello genético de su padre (ya fallecido), y precisamente para dirigir el hurto de cinco inmuebles de la sucesión Kunz Miller, actualmente en proceso de traspaso a la empresa Rodrigo y Asociados SAC, vinculada a los mismos abogados, a los que doña Consuelo y su marido vendieron muy por debajo de su valor. Los inventores de la “adopción” resultaron así los principales beneficiarios de este tortuoso caso.

Por Diario La Primera | 17 feb 2009 |    

Pero hay algo más. En los años siguientes al despojo, la señora Bendezú viuda de Kunz inició una indagación sobre la veracidad de la adopción, basada en la declaración que su esposo hiciera ante el notario. Lo que encontró es que todos los peritajes coinciden en que las firmas que corresponden a Alejandra Miller, en diversos documentos son falsas, y las que se atribuyen a Gustavo Kunz fueron hechas con anterioridad a la sesión notarial, probablemente utilizando un papel firmado en blanco. Es decir no hubo adopción. Pero sí una formidable burla a la fe pública, que ahora deberá dilucidarse en los tribunales.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.