Y ahora, quién podrá salvarnos

No hay mayores novedades en las propuestas de solución de los principales candidatos a la Alcaldía de Lima. Quizá lo más significativo es que gane quien gane las próximas elecciones municipales en Lima Metropolitana, al fin tendrá los primeros estudios respecto al ansiado Metro subterráneo. Ojalá no sean solo promesas.

Por Diario La Primera | 18 set 2010 |    
Y ahora, quién podrá salvarnos
(1) Descomunal caos de combis, mismo Abancay o algo por el estilo (2) Susana Villarán, si es posible en auto. (3) Lourdes Flores, con ambiente de tránsito.
TRANSPORTE PÚBLICO
Todos lo sufrimos. Es, después de la inseguridad en las calles, el mayor problema de Lima y el más preocupante. Es el problema del transporte público y el consecuente caos del tránsito vehicular, que cada día consume varias horas de nuestras vidas, y en más ocasiones de las que quisiéramos se toma literalmente la vidas de las personas.

En el diagnóstico, con diferentes prioridades, coinciden la mayoría de analistas y autoridades (o aspirante a autoridad). Lo que falta son hechos concretos que terminen o por lo menos comiencen a poner fin a este infierno urbano.

En este tema parece que no hay mucho de nuevo que decir. Está contemplado en los planes de todos los aspirantes al sillón municipal. La contrariedad de la ciudadanía es que lleva años escuchando que tal o cual solución es la panacea para esta enfermedad de la urbe, pero, hasta ahora, las autoridades ediles (una vez atornillados a su cargo) olvidan lo que prometieron y con sus obras parche sólo contribuyen a incrementar el caos y el desorden, en la que también tienen una gran cuota de responsabilidad los administradores del gobierno central que, si tomamos en cuenta solo los últimos 25 años de supuesta modernización de nuestra sociedad, están personificados en Alan García, Alberto Fujimori y Alejandro Toledo.

Anillos del caos
El crecimiento desmesurado de la urbe capital, que expertos y políticos reconocen ha sido sin planificación y a puro punche del poblador (en particular del migrante), ha tenido su correlato en el incremento también desmedido de vehículos de transporte, público y privado.

Desde el año 2004, como recuerda Lourdes Flores en su plan de gobierno municipal, existe el Plan JICA que propuso en forma integradora y complementaria varios programas para mejorar y complementar la red vial, que incluía un Plan Maestro de Transporte, con una inversión de US$ 5,535 millones, que entre el 2005 y 2010 debió haber construido 2 vías expresas, 8 vías arteriales (3 terminadas y la primera etapa de otras 5), la terminación del tren eléctrico (hasta Bayóvar, en San Juan de Lurigancho) y 13 corredores de buses, con una inversión de 1,869 millones de dólares.

Sin embargo, “han pasado 5 años y solo se ha construido parte de una vía arterial, 2 corredores de buses y 1 terminal”, afirma Flores en el referido plan de gobierno municipal. La actual administración edil prefirió invertir en El Metropolitano.

El caótico tránsito genera disconformidad de la población por las horas perdidas en el transporte, además del alto número de accidentes (59.9% del total del país, dice Luis Iberico en su plan de gobierno municipal) muchos de ellos con saldo mortal. Además provoca un alto nivel de contaminación atmosférica y acústica.

Iberico señala como una de las causas de esta situación el paso “de unidades de regular capacidad a unidades de baja capacidad y pésima calidad de servicio, además del ingreso masivo de vehículos usados importados”.

Humberto Lay atribuye el caos a que “el transporte urbano de Lima atraviesa su peor crisis de los últimos 30 años”. Menciona como causas, la absoluta desregulación del transporte por la escasa autoridad policial y municipal, competencia (la califica de desleal) entre las mismas, además de vehículos sin mantenimiento apropiado, la antigüedad del parque automotor, “saturado por la importación masiva de vehículos usados”, con lo cual coinciden Iberico, Lourdes Flores, Susana Villarán y Fernando Andrade.

Susana
Susana Villarán hace notar que son los pobres “los que más gastan su ingreso familiar en el transporte: En Lima–Norte, el gasto es del 14% de su presupuesto mensual, mientras en Lima–Sur, el gasto es del 11%. El nivel E gasta más en transporte (19%) que el nivel D (14%) y el nivel C (13%).”

“Los peatones y pasajeros en Lima tienen una alta percepción de inseguridad, ya sea en paraderos o en los propios vehículos que deben tomar, por el alto peligro de ser atropellados o por sufrir accidentes en los viajes. Esto se retroalimenta con la inseguridad por peligros de robo o atracos dentro de los espacios del transporte urbano. A los altos costos en salud y vidas humanas que genera este caótico sistema, debe agregársele la alta contaminación de partículas generada por la antigüedad del parque automotor, que explica actualmente el 80% de la contaminación del aire que respiramos los limeños y limeñas”, enfoca Villarán.

Flores e Iberico señalan que el caos del tránsito encarece los costos de producción. Los “cuellos de botella en tránsito y transporte elevan tiempos de traslado, con impacto negativo en costos”, apunta Iberico.

De continuar el caos vehicular, la falta de autoridad y el entrecruzamiento de funciones de las entidades estatales, “la situación descrita empeorará”, enfatiza Flores en su plan de gobierno. “La congestión será inmanejable en unos 10 años, aumentarán la cantidad y tiempo de demoras y detenciones; los periodos de volúmenes de tráfico punta de la mañana y tarde, que actualmente son de unas 3 horas cada uno, pasarán a ser de 5 horas (…)se incrementarán los altos costos de operación vehicular; los tiempos de viaje de casa al trabajo y de regreso, aumentarán entre 2 y 3 horas, por lo que muchas personas tendrán que viajar 8 horas al día; aumentará el ya elevado número de accidentes y, además, crecerá la contaminación ambiental, alcanzando niveles peligrosísimos.”

Propuesta de Lourdes
La candidata Lourdes Flores propone la “transformación integral del transporte público y el tránsito de Lima”, cuyo objetivo es el de “mejorar integralmente la situación del transporte y tránsito en Lima. “Con ello, garantizaremos un transporte público digno, confortable, seguro y eficiente para los ciudadanos, y un tránsito ordenado y ágil”.

Su principal línea política será entonces, “desarrollar un plan de desarrollo urbano de Lima Metropolitana, concordado con un plan vial y de transporte, que sea respetado por todas las entidades que realizan inversiones”. Además dice que tomará “como punto de partida, en el desarrollo de un Sistema de Transporte Público moderno para Lima, los sistemas en marcha: a) el Sistema Vial del Corredor Segregado (COSAC), cuyo primer eje dejará en funcionamiento la actual administración municipal; y b) el Tren Eléctrico, cuyo primer eje dejará parcialmente en funcionamiento la actual administración del Gobierno Central.”

Sugiere que en las inversiones en este rubro también participen el gobierno central y el Congreso, porque la Municipalidad de Lima no se daría abasto sola.

Flores dice que una posible gestión municipal suya daría los pasos iniciales para dotar a Lima de un sistema moderno de Metro. La Municipalidad de Lima “será un facilitador de todo aquello que permita llevar adelante la obra y mantendrá los mayores niveles de coordinación con la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico”, precisa.

El segundo eje del plan de Flores es “la infraestructura vial de Lima” cuyo objetivo será “lograr un tránsito ordenado, ágil, seguro, con velocidades que reduzcan

Susana: Eficiencia y seguridad
Susana Villarán propone darle prioridad al poblador y crear un sistema eficiente y seguro para todos. Para ello, menciona la creación de una superintendencia de Control del Tránsito Urbano para regular las rutas de Lima y el Callao y ordenar el transporte, que pasará a un sistema de pago por recorrido, en vez del actual pago por pasajero.

La candidata de Fuerza Social propone crear una Defensoría del Usuario del servicio de transporte público, en la que los ciudadanos podrán presentar sus denuncias y reclamos respecto a la calidad del servicio o la actuación de la policía e inspectores de tránsito.

Además de ordenar las rutas, racionalizar el servicio de taxis y la flota en general, Villarán propone la recuperación de las facultades municipales para efectuar las revisiones técnicas, con nuevos estándares para el servicio público de pasajeros, y el apoyo a las asociaciones de propietarios de vehículos para desarrollar capacidades de gestión, creación de talleres, reconversión de combustible, etc.

En lo que respecta a infraestructura vial, Villarán dice que su prioridad será un plan de recuperación, ampliación y mejoramiento de veredas y zonas peatonales en las vías de carácter metropolitano y en zonas de gran circulación de peatones.

También será prioritaria la construcción de ciclovías, y sigue la inversión en obras de mejoramiento de paraderos, intersecciones, etc. en los corredores viales más importantes. Susana Villarán propone la construcción de un Metro subterráneo para Lima, por lo que su gestión se abocaría a iniciar los estudios de factibilidad técnica y financiera de este proyecto, en la que tiene que haber también participación del gobierno nacional.

Propuestas de Iberico y Lay
Humberto Lay propone, para enfrentar el caos vehicular de Lima, la creación de una Comisión Técnica Mixta de Transportes, con participación de todos los involucrados en la problemática del transporte urbano, y la actualización del Plan Maestro de Transporte Urbano para el Área Metropolitana de Lima y Callao, reordenando las rutas (Estudio JICA (Japan International Cooperation Agency, 2003-2004).

Para Lay es importante también “rediseñar el sistema de transporte público masivo en diálogo con los transportistas, promoviendo empresas cooperativas, priorizando vehículos de mayor capacidad, y uso de combustibles no contaminantes, dando un servicio digno y eficiente para beneficio de los usuarios.”

Y Lay recomienda “demandar que se haga efectivo el bono de chatarreo ofrecido hace dos años y medio, buscando así reducir la contaminación y el riesgo de accidentes”, como solución a la obsolescencia del parque automotor.

El pastor evangélico promete que implementará y regulará el Sistema Metropolitano de Taxis, “reprimiendo drásticamente la informalidad (taxis piratas)”, además que terminará la construcción de El Metropolitano y el Tren Eléctrico y emprenderá la construcción de un Metro subterráneo.

Movilidad urbana
Asimismo, Luis Iberico de Alianza Para el Progreso tiene sus fórmulas de salvación de esta caótica situación, aunque no hay mayores diferencias, de las que hemos señalado líneas arriba como propuestas de otros candidatos. Más bien hay algunos detalles que ponen su cuota de variedad en la propuesta de Iberico como el “mantener una base de datos actualizada sobre los puntos de accidentes de tránsito y puntos de congestión vehicular para atender el problema de manera inmediata, mediante la implementación de una Central de Información que recoja la problemática de los vecinos.”

Además, “promover el funcionamiento de Observatorios de Movilidad Urbana diseñados por la sociedad civil y utilizarlos como instrumentos de medición y monitoreo. De esta manera, se podrá asegurar cuáles son las prioridades de movilidad urbana y se podrá atender adecuadamente la problemática.” Propugna además reorganizar el sistema de transporte público y taxis.

Susana Grados Díaz
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.