Se venden seguros no autorizados

En el mercado peruano hay una serie de pólizas de seguros nuevas o modificadas, que aumentan los requisitos y exigencias para poder acogerse a ellas, términos que están siendo dados por aprobados simplemente porque la SBS no dice nada. Es una forma de abuso de poder económico.

| 05 noviembre 2009 12:11 AM | Informe Especial | 2.3k Lecturas
Se venden seguros no autorizados 2315

El 27 de octubre de 2009, Pacífico Seguros se dirige a este diario pretendiendo cuestionar el informe “Permiten violación de reglamento de seguros”, con el argumento que nuestra única finalidad habría sido atentar contra la imagen de esa empresa, como si LA PRIMERA, o el autor de la nota, tuviera algo contra la compañía.

Más aún, en un despliegue de soberbia, califica nuestra opinión como carente de “todo conocimiento” y anuncia una respuesta a nuestros argumentos, presentando las cosas como si sólo ellos supieran como es la cosa. En esta misma página puede leerse la carta de la aseguradora.

Ahora permítasenos desarrollar la idea planteada en el informe anterior y ratificar nuestra convicción de que las compañías aseguradoras, y específicamente “Pacífico Seguros”, están abusando de sus clientes y la Superintendencia de Banca y Seguros SBS no está cumpliendo con sus responsabilidades.

Estos son los hechos:
1) El 16 de septiembre de 2005, se aprueba el Reglamento de Pólizas de Seguros (Resolución SBS 1420-2005), que dispone que los modelos de pólizas antes de su utilización y aplicación deben ser puestas en conocimiento de la SBS y contar con el código de inscripción.

2) El 1 de junio de 2006, la empresa Pacífico Seguros solicita modificaciones en las condicionantes de un conjunto de pólizas, tanto en el campo de salud y accidentes personales (12), como en el de daños patrimoniales (18), dentro de estas últimas la de cascos pesqueros y no pesqueros, incendios, trasportes y otras, y requiere que se le expidan los códigos respectivos.

3) El 31 de agosto del mismo año se crea el registro de pólizas disponiendo que los productos que ofrecen las empresas deben ser inscritos antes de su comercialización.

4) El 16 de marzo de 2007, con el Informe 19-2007-DSU el Intendente de Supervisión de Servicios del Usuario observa varias pólizas presentadas por Pacífico Seguros por considerarlas defectuosas: Robo y Asalto, Cascos Pesqueros y No Pesqueros, Seguro de Automóviles y Deshonestidad frente a la Empresa.

5) El 19 de abril y el 15 de agosto de 2007, el departamento legal ratifica las observaciones para seis tipos de pólizas y precisa en sus conclusiones: “las condiciones generales no cumplen con los requisitos exigidos por la ley general y el reglamento por lo que deberán adecuarse a las observaciones efectuadas en el presente informe”.

6) Entre el 21 de septiembre del 2007 y el 29 de agosto de 2008 la SBS y Pacífico Seguros intercambian cartas sobre las observaciones. En la última de ellas, Rosa Ucaña de la SBS señala textualmente: “… es necesario que la compañía cumpla con regularizar las observaciones que esta Superintendencia les hiciera llega en su oportunidad, porque se trata de productos que están siendo comercializados por Pacífico Seguros…”

7) El 1 de octubre de 2008, el gerente de Riesgos y el gerente de Finanzas de Pacífico Seguros remiten a la SBS una comunicación reconociendo que “existen diferencias entre 90 y 95% respecto a los condicionados que se encuentran publicados en la página Web de la SBS.

8) El 10 de febrero de 2009, el superintendente adjunto le recuerda a Pacífico Seguros que las empresas sólo pueden ofrecer o comercializar las pólizas inscritas en el registro y que cuentan con el código correspondiente.

9) El 11 de febrero, el superintendente adjunto responde por escrito a una consulta sobre la Póliza de Cascos Pesqueros y no Pesqueros, que no existe en la página Web, donde figuran dos pólizas diferentes: Cascos No Pesqueros (código RGO 0441520035) y Cascos Pesqueros (código RGO 0441520036), con otros condicionados, e indica que no hay código de registro para la citada póliza de dos conceptos.

10) El 20 de febrero del 2009, el Informe 168-2009-LEG, del departamento legal concluye que Pacífico Seguros incurrió en infracción, por comercializar pólizas no inscritas.

11) El 12 de marzo de 2009, en el Oficio 8568-2009-SBS, el superintendente adjunto le comunica a Pacífico Seguros que las empresas que utilicen pólizas de seguro que no hayan sido previamente inscritas en el Registro o que contengan modificaciones no registradas ante la Superintendencia, incurrirán en infracción grave y serán sancionadas de acuerdo al reglamento.

12) El 27 de marzo del 2009, el departamento legal informa sorprendentemente que no es posible sancionar a la aseguradora en virtud de que la superintendencia habría incumplido sus propios plazos y que la empresa se ha acogido al silencio administrativo positivo. La SBS termina lavándose las manos.

Todo lo expuesto debe servir para saber de qué clase de problemas estamos hablando y de cómo los usuarios, empresas y público en general, que nada tienen que hacer con las demoras, contradicciones e inconsecuencias de la SBS, dirigida por un hombre de la banca, se perjudican con maniobras que salen de lo legal y que apuntan a aumentar la desprotección y favorecer los ingresos de las aseguradoras.

Silencios administrativos
En su artículo anterior LA PRIMERA afirmó que es improcedente asumir que documentos como las pólizas de seguros, que deben ser explícitamente aprobados en todos sus detalles y colocados al alcance del público a través del organismo encargado de proteger los intereses de los usuarios (SBS), se diesen como válidos por aplicación del llamado “silencio administrativo positivo” cuando, vencidos los plazos, no hubiese pronunciamiento de resolver al respecto.

Nos ratificamos en este concepto bajo las siguientes consideraciones: en primer lugar, porque el sistema del silencio administrativo positivo es una medida de protección del interés del gestionante, frente a una eventual indolencia de la parte del Estado, y por tanto se trata de un derecho que permite dar por agotado determinados trámites. En el caso de los seguros, existe el interés del tercero, en este caso el usuario, que la SBS debe proteger de acuerdo a ley. No puede ampararse en la demora burocrática, una decisión que afecta las condiciones de contratación a las que están sujetas personas naturales y empresas, que no tienen intereses comunes con las aseguradoras. En ese caso el “silencio” sería a favor de Pacíficos Seguros y en contra de sus asegurados. Este principio puede aplicarse de la misma forma a la autorización de medicinas, que no podrían darse por aprobadas si la Digemid retrasa su pronunciamiento, porque está en juego la salud de quienes van a utilizarlas.

En segundo lugar porque, como se puede ver en el relato de los hechos, la SBS en realidad no estuvo en silencio, sino que observó reiteradamente varias de las nuevas pólizas propuestas, entre ellas la de los Cascos Pesqueros y No Pesqueros, llamó la atención y anunció sanciones sobre el caso. Si ese era el motivo de la no aprobación, cómo podía considerarse que hubo silencio administrativo. Peor aún, la aseguradora estuvo aplicando las pólizas nuevas o modificadas con códigos antiguos, mucho antes de sacar el argumento del silencio administrativo, lo que prueba que fue un recurso final para salvar una situación comprometida. Resulta grave que la SBS denunciara una infracción en febrero del 2009 y declarara en marzo que no había lugar a sanciones por que la empresa se había acogido al silencio administrativo. ¿Dónde están las responsabilidades de los funcionarios que han reconocido ellos mismos haber dilatado un trámite y perjudicado el interés de los usuarios y cómo quedan los informes que se realizaron en relación a la actuación dolosa de la compañía?

En tercer lugar, porque Pacíficos Seguros y la SBS no están tomando debida nota del artículo 34 de la ley 27444- Ley de Procedimiento Administrativo General, vigente al momento de presentación de las nuevas pólizas (1 de junio de 2006) que textualmente dice que se aplica el silencio negativo (no se da por aprobado) “cuando la solicitud verse sobre asuntos de interés público, incidiendo en la salud, medio ambiente, recursos naturales, la seguridad ciudadana, el sistema financiero y de seguros, el mercado de valores…”. Esto nuevamente aparece en la ley 29060 Ley de Silencio Administrativo: “…el silencio administrativo negativo será aplicable a aquellos casos en los que se afecte significativamente el interés público incidiendo en salud…, el sistema financiero y de seguros…”, y sigue mencionando otros. Por tanto no hay mucho que discutir. Se ha hecho abuso del derecho de la empresa grande contra el usuario más débil, con el silencio cómplice de la SBS.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD