¿Queremos un fútbol sin gitanos?

El racismo y la xenofobia contra los gitanos campean en la actualidad por todos los ámbitos de la “culta” Europa. Alimentados por los medios de comunicación y los políticos en varios países, no dejan fuera nada ni nadie, incluyendo el fútbol de élite. Una sorprendente cantidad de futbolistas de reconocida trayectoria son de origen cíngaro y se sienten orgullosos de ello. Como muestra la selección española de fútbol que se coronó campeona del mundo en Sudáfrica 2010, tenía dos futbolistas salidos del pueblo rom: el defensor del Real Madrid Sergio Ramos y el extremo Jesús Navas, ambos nacidos en Sevilla.

Por Diario La Primera | 19 oct 2010 |    
¿Queremos un fútbol sin gitanos?
(1) Como Iván Pirlo, decenas de estrellas de origen cíngaro militan en clubes europeos donde existe racismo y la xenofobia. (2) Millones de fanáticos alientan a sus equipos y a sus estrellas en los estadios sin importarle el origen étnico.
El avance de uno de los “negocios” más rentables del mundo tiene en sus entrañas a una etnia discutida desde sus orígenes, y hoy rechazada casi en toda Europa.

Incluso una figura como Telmo Zarraonandía Montoya y Salazar, más conocido como “Zarra”, leyenda del Athletic Club de Bilbao y de la “Furia Roja” a principios de los ’50, aunque nació en el País Vasco su padre y su madre eran romaníes.

En otras ligas europeas también brillan jugadores de sangre gitana. En Italia, donde la xenofobia es fomentada cada día por la propaganda, los tifosis del Milan gritaban “No queremos un gitano en Milán. No queremos gitanos en Milán “, en referencia al mediocampista del Milan AC Andrea Pirlo, uno de los capitanes de la selección italiana campeona del mundo en 2006.

Los futbolistas Iván Pirlo (del Brescia) y Tommasso Vailatti (Torino), también se han ganado la ira de los aficionados de extrema derecha por tener el mismo origen.

Entre los ídolos del calcio se encuentran otros hijos del pueblo rom: Mirko Vucinic delantero estrella del AS Roma y Zlatan Ibrahimovic que brilló en el Inter de Milan y ahora lo hace en el Milan AC, cuyos padres huyeron de la antigua Yugoslavia para salvarse de la limpieza étnica. Este no esconde su origen del que se siente muy orgulloso.

En Portugal el caso de Quaresma es muy especial, porque lleva a gala que es gitano, como su hermano Ricardo, actualmente jugador del Río Ave de la liga lusa.

De Francia tenemos al gran Eric Cantona, con raíces españolas como la mayoría de gitanos del sur de Francia. También Tony Vairelles y su primo David Vairelles, Jacques Abardonado y su primo André Pierre Gignac y el delantero Mathieu Valbuena.

De Holanda otro roma es Rafael Van der Vaart, su padre es un gitano neerlandés y su madre de la ciudad andaluza de Chiclana.

En el resto de Europa otros gitanos han ido representando a sus selecciones: Milan Baros (Rep.Checa), C.Patsatzoglou (Grecia) o Marinko Sarkezi (Eslovenia). También Sinisa Mihajlovic, Dejan Savicevic (ex Yugoslavia) Snovomir Boban, Asanovic, Ladic (Croacia), representaron a sus países en la década de los 90.

Aunque la discriminación que sufren en sus países les hace esconder sus orígenes, el país donde más futbolistas de origen gitano hay es en Rumanía,: Gheorghe Hagi, Adrian Ilie, Ilie Dumitrescu, Marcel Raducanu, Ionel Ganea, son otros de los muchos futbolistas roma.

En Bulgaria también hay muchos como el balón de Oro Hristo Stoichkov y otros.

Por más de 500 años los gitanos, también llamados roms, romaníes o cíngaros, han vivido integrados a la sociedad española. Algunos de ellos son policías, artistas, profesionales, académicos y también jugadores de la llamada Liga de las Estrellas.

Jorge López Rodríguez
Visiones Alternativas


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.