Perú se queda sin médicos

Escasas oportunidades laborales y bajos sueldos permiten que inversión hecha en formación de profesionales de la salud se pierda al irse estos del país en busca de puestos de trabajo y de mejores remuneraciones .

| 02 setiembre 2010 12:09 AM | Informe Especial | 28.1k Lecturas
Perú se queda sin médicos
(1) Formación de profesionales de la Medicina demanda una gran inversión al Estado. Decano Wong Pujada pide que no se desperdicie el taleno nacional. (2) Estudiantes de medicina de San Marcos tienen nivel internacional para ejercer la medicina, asegura decano de la San Fernando.

Más datos

DETALLE

Wong Pujada indicó que la diferenciación de sueldo entre la red asistencial del Ministerio de Salud y la de EsSalud se basa principalmente en el número de remuneraciones al año que reciben. “En el Minsa tienen un sueldo muy similar a los de EsSalud cuando ingresan, pero la diferencia está en que mientras Salud da 12 sueldos al año y bonificaciones de Fiestas Patrias y Navidad de 200 soles; en EsSalud les dan hasta 16 sueldos al año, ahí ya hay una gran diferencia”.
28174

Los sueldos bajos, la escasa oportunidad de acceder al Residentado para la especialización médica, los nulos incentivos para el servicio en zonas alejadas son solo algunos de los problemas que llevan a quienes se esfuerzan por más de siete años para ser médicos a tentar mejor suerte en el exterior, situación que también afecta al Estado, pues deja al país sin el número necesario de médicos. LA PRIMERA conversó con el Decano de la Facultad San Fernando de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos Pedro Wong Pujada sobre esta situación y la posible solución para que los profesionales de la salud cuenten con las oportunidades y remuneraciones justas que los afinquen en nuestro país.

– ¿Doctor Wong, cuánta es la inversión que hace el Estado peruano en un estudiante de Medicina de la facultad de San Fernando ?
Empezaríamos por decir que en Estados Unidos un estudiante de Medicina paga mensualmente un promedio de cuatro mil dólares al mes, si multiplicamos son US$ 48 mil al año y uno que otro gasto más serían 50 mil dólares anuales. Y si la carrera la hacemos en siete años serían 350 mil dólares en total.

Ahora un egresado de las universidades privadas en el Perú gasta en promedio dos mil soles al mes, al año 24 mil soles y en siete años suman 168 mil soles, más o menos. En cambio en las nacionales, como San Marcos, Villarreal, la del Cusco y Arequipa eso corre a cargo del Estado, todo. No hemos cuantificado aún cuánto es lo que el Estado invierte pero es fácil verlo en relación a lo que les demanda en una universidad privada. El médico graduado de San Fernando pagó cada año 32.50 soles, 20 soles por seguro y 12.50 soles por carné universitario. Es decir, por siete años sale menos de cien dólares por toda la carrera. Esta es la realidad. De los 35 mil que postulan a San Marcos unos 5000 mil ingresan, de esos 5000 los 150 primeros ingresan a Medicina.

– ¿Esta inversión en cada alumno se ve reflejada en la calidad de los estudiantes?
Hay una fuerte lucha por el ingreso a Medicina. Prácticamente el alumno en San Fernando está becado y ya se imagina cuánto invierte el Estado. Contando la infraestructura y todo lo que se pone al alcance del estudiante de Medicina debe ser no menos de doce mil soles por alumno al mes. Si el estudiante paga en las particulares dos mil soles y solo cobran así por el estudio en sus aulas, pero si uno tuviera que pagar también por ingresar a estudiar al hospital, porque le presten el hospital, cuánto es lo que tendrían que pagar. Eso también va por parte del Estado.

Acá hay un negociado. Las universidades particulares cobran dos mil soles mensuales por alumno pero tienen la infraestructura del Estado. Lo correcto sería que las particulares financien el estudio de las nacionales. También usan los laboratorios de los hospitales, todo eso usan las particulares en los hospitales. En cambio facultad de Medicina del Estado no es problema, porque se usa lo que es del Estado.

– ¿Entonces hay un descuido por parte del Estado en la inversión y el control?
Lamentablemente el gobierno no se ocupa de esta situación. Una universidad particular, como no le cuesta nada el hospital que usan, donan cosas a los hospitales y los reciben. Y esto origina que si un hospital tiene la capacidad de recibir a cien alumnos, debe recibir a más. Al final están 400 alumnos donde solo debería haber cien, lo que baja la calidad de la enseñanza. Se está hacinando a los alumnos.

Antes, por ejemplo, en San Fernando decíamos que había seis pacientes para un alumno, o sea cada uno conversaba con seis pacientes, llevantaba la historia clínica y todo, y ahora eso se ha invertido. Ahora hay seis alumnos por cada paciente. Lo que también afecta a la educación. Esa proporción de seis pacientes por alumnos se dio hasta el final de la década del sesenta. Del setenta para arriba viene la debacle. Empezó la Cayetano Heredia, luego vino la San Martín, la Ricardo Palma y hace poco la San Juan Bautista.Esto es en Lima. Ahora hasta crean sucursales en provincias. Cosa que las autoridades lo permiten. Si se hiciera mejor control, muchas universidades no estarían funcionando porque debería pedirse como requisito que cada facultad tenga su hospital propio. Entonces comprenderán que no van a poder sostenerlo.

– ¿En qué momento empieza el problema para el egresado de San Fernando?
En mi promoción, en 1963 se iban 30 de los 200 egresados, ahora se van hasta el 40% y de las privadas hasta el 70%. El que estudia en la nacional es un estudiantes de modesta condición, que se esfuerza y logran graduarse, en cambio en la particular son, por lo general, personas que tienen dinero, terminan la carrera y les ha costado más de 150 mil soles, entonces no quieren perder el tiempo acá y se van. Cumplen su servicio de graduado y se van. Sobre todo a España, porque este país los recibe ya que se están ahorrando la formación del profesional, allá los evalúan y los acreditan.

Lo que nosotros planteamos es que se debe crear fuentes de trabajo. Si no hay trabajo van a patear latas o se tienen que ocupar en cargos que no les corresponde, ya estamos llegando a que haya médicos, ingenieros, abogados manejando taxi, porque no hay plazas.

– ¿Y no hay incentivos para que los médicos egresados se queden en el país?
Hasta hace poco existía el Serum, pero todo se ha desvirtuado, aunque aún existe. Antes el médico que acababa la carrera tenía que entrar por un año al servicio del Estado, se le daba una bonificación porque iban a lugares alejados. Se les daba algo y al final obtenían 15 puntos para el examen de Residentado, pero después eso se ha desvirtuado, parece el que el Ministerio de Salud ya no los quiere mandar. Además, algunas familias se oponían, porque no podían mantenerlos. Y hasta hace poco por causa del terrorismo también se oponían a ir a lugares alejados, cuando la experiencia enseña que los médicos son respetados en todo sitio.

Pero el principal problema es que esto fue un pretexto para quitar buena parte del presupuesto.

– ¿Si ya no hay un Serum que incentive al médico, qué es lo que pasa ahora?
Egresan y se quedan en Lima, se van a una estación de Bomberos y al pasar una emergencia, ahí hacen su Serum. Eso no puede ser, de ninguna manera. Ya no hay la obligación de que cumplan, y para remate ya el Serum no da puntos para el Residentado. Pero el ministro Ugarte quiere que se recupere esto y que se le dé puntos de nuevo para el Residentado, de acuerdo a la lejanía de la zona de servicio.

– ¿Cuál es la solución que ustedes están planteando para resolver este problema del éxodo de los profesionales médicos?
Nosotros pensamos en un proyecto, conseguir que el gobierno logre que todos estos médicos sean becados y los manden a cualquier lugar alejado del país. Pero no van a ir gratis. Se les paga y eso sería un ahorro. Si se les paga 3 mil soles al mes, es decir, 36 mil soles al año, o sea 72 mil por dos años, eso le va a significar por lo menos un ahorro de 50 mil soles. Luego de eso viene a Lima e ingresa de forma directa al Residentado. Entonces ya lo hemos tenido dos años en provincias, y tres años más de especialización. Ese colega ya no se va del país. Al hacer Residentado gana un sueldo, más la guardia y solo saca en promedio más que cuando hizo el servicio en provincias. Esa es la solución que hemos visto para evitar que se vayan del país.


Médicos trabajan en provincias con sueldo de 570 soles al mes

Para Leoncio Díaz, presidente de la Federación Médica Peruana (FMP), la situación actual de falta de oportunidades de trabajo para los egresados de Medicina, los bajos sueldos y la desatención del Serum es un problema real, complejo y que necesita una urgente atención.

“El decano Wong Pujada tiene razón en advertir que los médicos peruanos que egresan de la San Fernando se están yendo del país, pues la situación es triste. No hay trabajo para los médicos, y si lo hay son por sueldos bajísimos. No hay incentivos para los profesionales que se quieren ir a trabajar a zonas alejadas. Nosotros por ejemplo hemos visto el caso de una colega que se fue a una provincia alejada en Arequipa, le pagan 570 soles al mes. Eso es algo que no puede darse, por ese tipo de situaciones es que prefieren irse”.

Otro de los puntos que Díaz Díaz criticó es la competencia que hay en el mismo Estado, pues un médico que pertenece al Ministerio de Salud, prefiere irse a EsSalud cuando hay convocatorias porque saben que ahí van a recibir mejor sueldo, entonces crea un desabastecimiento de médicos para la salud pública.

Incentivos para provincia
El titular de la FMP explicó también que dar incentivos económicos a los médicos y profesionales de la salud que van a trabajar a zonas alejadas no es un pedido descabellado, pues puso de ejemplo lo que sucede en los países de la región. “Por ejemplo, en Chile, los médicos que trabajan en la capital Santiago, ganan en promedio 3500 dólares al mes, pero los galenos que optan por irse a trabajar a las zonas rurales de Chile reciben hasta siente mil dólares al mes. Lo mismo debe suceder acá, de acuerdo a nuestra realidad económica”.

Pero un punto que Leoncio Díaz advirtió se debe tener en cuenta es también el equipamiento de los nosocomios en zonas alejadas. “De nada va servir para la comunidad que se tenga un hospital en una zona rural con médicos de primer nivel, si este profesional no cuenta con todos los equipos adecuados para desarrollar su labor”.

El dar incentivos económicos a quienes opten por trabajar en provincias también servirá para evitar la concentración de profesionales en las grandes ciudades, explica Díaz. “El Estado debe garantizar que haya un número adecuado de médicos para cada zona.

Otro de los problemas que el presidente de la FMP advirtió es la proliferación de facultades de Medicina, que puede ir en desmedro de la profesión, pues actualmente hay 32 facultades a nivel nacional, de las cuales solo 11 están acreditadas. “No deberían crearse más facultades. Lo que se debe hacer es darles un plazo y al término de este evaluarlas, si no cumplen con los requisitos académicos y de infraestructura deberán cerrar. No se puede masificar esta carrera. Hay que ver también que en esto está metido el Presidente García, quien hace poco inauguró una facultad de Medicina en Chiclayo, y cuando le preguntaron si eso no era ilegal, porque está prohibida la creación de más facultades de Medicina, respondió que no era una nueva sino que se trataba de una filia, precisamente de la universidad San Martín de Porres, de su ministro Chang”.

Omar Olivares
Editor Actualidad


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD