No te preocupes Alan, no voy a hablar…

En los días en que Rómulo era el prófugo más buscado del Perú, su mayor amenaza era anunciar que si le seguían echando la culpa de todo lo ocurrido iba a hablar y a comprometer personajes de los más altos niveles. Ahora que León ha pasado de San Jorge a la casa de su hijo Romulito, también involucrado en el caso de los petroaudios, sus palabras han sido: “que nadie se preocupe. No tengo nada que decir que involucre a alguien”.

| 09 julio 2009 12:07 AM | Informe Especial | 652 Lecturas
Enfoque
652

Cualquiera puede entender el cambio de perspectiva. En octubre-noviembre, cuando permanecía supuestamente fugado y la ministra de Justicia nos distraía afirmando que lo tenía rodeado en distintas zonas del país, el operador principal de la corrupción del régimen exigía una negociación para entregarse. En julio del año siguiente, lo que tiene que hacer es devolver los inmensos favores recibidos que han concluido en su traslado a una cómoda residencia en San Isidro. Y lo hace asegurando que no abrirá la boca.

A pesar de sus antecedentes de fuga, de que está hospedado en la casa de uno de sus más importantes cómplices, de que Cabanillas asegura que no tiene policías para cuidarlo y de la cercanía de diversas embajadas, los jueces no creen que haya riesgo de que el procesado escape, lo que invita a pensar que esta convicción viene de la ruta que está siguiendo el proceso que se encamina cada vez más directamente a la impunidad.

Todos los implicados en el caso de los petroaudios: Rómulo León, Alberto Químper, Ernesto Arias Shereiber, así como Fortunato Canaán y los miembros de su organización, los responsables de Discovery Petroleum, así como todos los ex ministros y funcionarios (varios aún en funciones) que formaron parte de la red mafiosa, están de lo más tranquilos, como si no hubieran hecho nada, mientras el juez Barreto sigue investigando a los periodistas que destaparon el escándalo.

Curiosamente, esa no es la suerte de los responsables de Bussines Track, acusados de ser los responsables de la intercepción telefónica que habría llevado a la grabación de las conversaciones de Rómulo León y sus amigos. Elloss permanecen en una cárcel de máxima seguridad, aunque su proceso sigue el mismo enredo kafkiano que el otro, y ninguna de las evidencias ha sido revisada seriamente. ¿Cómo explicar esta diferencia de trato?

Lo único que parece razonable en este contexto es que los están presionando para que entren a la rueda de los acuerdos. Finalmente, van a tener que pesar el valor de un buen silencio a cambio de un fallo más bien benigno y un cambio de trato carcelario de aquí a un tiempo. ¿No le parece a usted, almirante Giampietri?

Sacar a Rómulo León de la cárcel, aun sirviéndose de la cortina de las “investigaciones” sobre el asesinato de Alicia Delgado, es sumamente costoso para el gobierno. Si lo han hecho es porque más peligroso es tener al León demasiado tiempo en la jaula. Las idas y venidas para liberarlo y la apelación del procurador han tratado de mostrar un gobierno medio incómodo con el paquete –Yehude Simon dijo que a Alan le había parecido una gran incomodidad, una desgracia, que León saliera de San Jorge- , pero es obvio que los jueces no hubieran dado un paso de estas características si no hubiera habido un pedido especial del gobierno.

…soltar a Rómulo León a un arresto domiciliario parecía lo más conveniente a los intereses de quienes no quieren ser tocados…

Raúl Wiener
Redacción

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD