No quieren mancharse de sangre…

Ministra Zavala dice que no pueden controlar si choferes descansan. Especialistas apuntan al Ministerio de Trabajo, pero MTC debe asumir responsabilidad. Racha mortal sigue imparable.

Por Diario La Primera | 30 set 2008 |    
(1) El MTC culpa ahora al Ministerio de Trabajo. (2) Zavala se lava las manos y culpa a las empresas. (3) Víctimas de la inseguridad en las carreteras del Perú. (4) La mayoría de accidentes son por fallas humanas.

Más datos

DETALLE

Un chofer que se duerme al volante no puede hacer maniobras evasivas para evitar la colisión o un despiste. El estudio, galardonado con el premio Abeefe Bristol Myers a la Investigación en Medicina, evidenció que la mayoría de accidentes ocurrieron entre la una y las cuatro de la madrugada.

El accidente que cobró la vida de 19 personas, el domingo en la carretera de penetración Fernando Belaunde Terry, en Chiclayo, fue causado –según aseguran los sobrevivientes– por fallas humanas, pues “el chofer se quedó dormido”. Ante este nuevo golpe que reafirma no sólo el fracaso del Plan Tolerancia 0 sino la deficiencia en los controles, por parte del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), la ministra salió a defenderse pero igual fue punto de la crítica general aunque ahora la atención también cayó al Ministerio de Trabajo, con razón. Al final siguen los debates, análisis, mientras que la racha sangrienta y el descontrol no paran en las pistas peruanas.

El fin de semana fue especialmente trágico. La madrugada del sábado se registraban cinco muertos en Puno, cuando un tráiler estampó un auto contra una vivienda, falleciendo los cinco pasajeros. Y no pasó un día, cuando en Chiclayo fallecían otros 19 peruanos, ahora porque –según primeras investigaciones– el chofer se quedó dormido. Si bien el MTC recibió la estocada, fue compartida con sus colegas del Ministerio de Trabajo. Todos tienen posiciones, pero no hay medidas concretas que disminuya el índice de accidentes en el país. Para el especialista Luis Quispe Candia, director de la ONG Luz Ámbar, los inspectores del Ministerio de Trabajo no intensifican los operativos para verificar que los choferes laboren el horario reglamentario, pues muchos de ellos trabajan casi 12 horas –siendo lo legal 4 en la noche y 5 en la mañana– y sin ni siquiera gozar los beneficios laborales de ley. A ello se suma la cantidad de empresas informales, sin dejar de lado que algunas empresas formales también tienen sistemas paralelos para contratar choferes, de manera informal, sin cumplir con los requerimientos legales para el descanso y rotación de los mismos.

Quispe indicó que el Ministerio de Trabajo se ha mantenido al margen de las críticas a los responsables de los accidentes en nuestro país, pese a que corresponde a dicha cartera, así como al MTC y los gobiernos locales, fiscalizar y supervisar los operarios de transporte.

Reiterando la responsabilidad de la cartera de Trabajo, el especialista no negó que las acciones tomadas por la ministra de Transporte, Verónica Zavala, resultan insuficientes para detener la racha de accidentes en nuestro país, pues varias de las propuestas que presentó en el Congreso se implementarán a largo plazo. Y cada día la lista de víctimas mortales continúa creciendo.

Culpa a las empresas
La ministra Verónica Zavala no tardó en defenderse ante esta nueva tragedia que volvería a afectar su gestión y que coloca el tema de la inseguridad en las carreteras en el ojo de la tormenta. La titular del MTC señaló que el tema del descanso de los choferes es responsabilidad de cada empresa, principalmente. “Es difícil pensar que vamos a resolver el problema del descanso de choferes con el control que hace el ministerio en ruta, porque no hay forma de saber si el personal descansó o no”, dijo sobre el reciente accidente en el distrito de Olmos, Lambayeque. La ministra explicó que las acciones de su sector permiten, básicamente, revisar si la unidad cuenta con el número suficiente de choferes para alternar en rutas largas y si el bus cumple con los requerimientos técnicos y administrativos para circular en condiciones de seguridad.

Agregó que a la altura del kilómetro 22 de la carretera de penetración Fernando Belaunde Terry –zona del siniestro de ayer– anteriormente se han presentado problemas de seguridad vial que motivaron la suspensión de ruta de algunas empresas de transporte interprovincial.

La ministra Zavala aprovechó para aclarar que el recorte presupuestal impuesto por el Ministerio de Economía y Finanzas no significará interrumpir la construcción de carreteras, pero sí retrasará algunos proyectos. “En el caso del MTC y todos los sectores, evidentemente este último trimestre hay una menor autorización de gastos. Esta menor capacidad de ejecución está en el orden los 700 millones de soles, pero no se va a interrumpir ninguna carretera pues obviamente lo que se hace es no iniciar nuevas cosas antes que interrumpir algo que ya está iniciado”, manifestó.

Índices que asustan
Según los estudios en la primera mitad del año, en el primer semestre 2008, 391 personas murieron y 2,777 resultaron heridas en 930 accidentes en carreteras de todo el país. Para la Defensoría del Pueblo, el Estado tiene “profundas debilidades” para evitar los accidentes de tránsito, que el año pasado dejaron 800 fallecidos y 5,000 heridos en unos 2,000 percances provocados, en su mayoría, por vehículos pesados.

Falta de sueño a causa de abusos
Sin dejar en segundo plano el grado de culpabilidad de los entes estatales, la advertencia sobre la falta de sueño como causal de los accidentes fue advertida hace poco. El estudio Accidentes de tránsito y su relación con el cansancio y la somnolencia realizado en el 2007 por los médicos Edmundo Rosales Mayor y Martha Egoavil Rojas, documenta la relación entre la somnolencia y los accidentes de tránsito interprovinciales en el Perú.

Aunque son factores que no figuran en las estadísticas oficiales como causantes de los accidentes, se determinó que de los 100 choferes de ómnibus interprovinciales que fueron entrevistados por dichos médicos, 59 reconocieron haber sufrido algún accidente o estado a punto de tenerlo. De ellos, el 40% lo atribuyó al cansancio y somnolencia. Estos excesos se deben al abuso de las empresas de transportes.

Dicha investigación se realizó en Fiestas Patrias entre aproximadamente 200 choferes en el Terminal Terrestre de Huancayo, Junín, y se basó en la aplicación de un cuestionario y una escala que mide la somnolencia a los choferes de ómnibus.

Al ser consultados sobre el número de horas que habían dormido la noche anterior a la encuesta, 1 de cada 3 conductores respondió haber descansado menos de cinco horas. 1 de cada 2 dijo que menos de seis horas. La mayoría reconoció que dormía en la bodega del ómnibus o mientras se encontraba en la ruta de viaje. El 82% consideró que la principal causa de accidentes en las carreteras del país es el cansancio y la somnolencia.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.