Nazis de Ucrania

El conflicto de Ucrania amenaza la paz mundial, y también la economía global. La violencia arreció días atrás cuando asesinaron a 36 prorrusos refugiados en la casa de los Sindicatos de Odessa, ciudad y puerto que ha sido ruso desde siglos. Esa masacre fue cometida por los grupos neonazis que, gracias a la intervención de las “democracias” occidentales, gobiernan Ucrania.

| 06 mayo 2014 03:05 PM | Informe Especial | 2.3k Lecturas
Nazis de Ucrania
Embestida nazi en Ucrania
Por: César Lévano
2350

Un elemento de la crisis surgió cuando Crimea, que era parte de Ucrania, decidió, con 96.6 por ciento del voto de sus ciudadanos, integrarse a Rusia. Esa región, de habla y costumbres rusas, fue parte de Rusia desde la época de los zares.

En la última semana ha estallado en el este de Ucrania una insurrección civil que reclama volver a ser rusa. Las autoridades de Kiev, la capital ucraniana, cuyo núcleo son neonazis convictos y confesos, quieren aplastar al movimiento popular. La gran prensa mundial calla en todos los idiomas sobre ese crimen.

Washington comanda el apoyo a Kiev y ha impulsado sanciones contra Rusia, a la que condena por expansionista, ¡como si su territorio no fuera en gran parte producto de la ocupación ilegal, y como si sus gobernantes no hubieran proclamado más de una vez su ambición de que toda América sea de su propiedad!

Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, encabeza las amenazas de sanciones contra Rusia, incluidas las económicas. La decisión tiene sus bemoles. La economía de Europa, en crisis duradera, es el talón de Aquiles de la coalición occidental. Cualquier golpe económico a Rusia se convertiría en búmeran: hundiría más a Europa.

El International New York Times publicó el 27 de abril un amplio informe al respecto, bajo el elocuente título: “Occidente sopesa el costo económico de sanciones contra Rusia”. Ahí se precisa que cerca de una cuarta parte de los suministros de gas en Europa se originan en Rusia. Más de la mitad de las exportaciones rusas van a la Unión Europea y el 45 por ciento de las importaciones rusas proviene de la Unión Europea, según estadísticas europeas.

El texto incluye este dato: “Gerhard Roiss, principal ejecutivo del consorcio OMV, abastecedor de gas y petróleo a Austria, que ha trabajado durante 50 años con Rusia, declaró: ‘No se puede hablar de sanciones si no se conoce el resultado de las sanciones’”.

Agrega el empresario: “Europa se ha convertido en los últimos 50 años en una región donde existe una división del trabajo y de los recursos, y eso significa en términos concretos que la energía es importada de Rusia y que los productos –automóviles o maquinarias– se importan de Rusia en los países europeos”.

El imperio no puede, pues, tratar a Rusia como lo hacía con los indefensos países de Nuestra América. En el mundo de hoy no le sirve de mucho la alianza con los nazis de Ucrania.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

0.709172010422