Mineros doblan el brazo a minera

Al cierre de esta edición, no había acuerdo a favor de trabajadores, quienes admiten que empresa cedió y subió a 2 mil soles pago de utilidades, pero piden 5 mil o vienen a Lima en marcha.

| 09 mayo 2008 12:05 AM | Informe Especial | 639 Lecturas
Mineros doblan el brazo a minera
(1) Cansados de ser burlados por la empresa y el gobierno, mineros y sus familias hacen sentir su lucha. Ahora amenazan con llegar a Lima. (2) Los niños viven expuestos a la contaminación minera en la zona. (3) La pobreza es evidente. Hay ollas comunes para mineros e hijos. (4) Campamento en la mina Casapalca es escenario de la explotación laboral de una empresa con malos antecedentes.
Casapalca en pobreza clamorosa

Más datos

EXPULSIÓN

Fue en octubre del año pasado cuando la Sociedad Nacional de Minería y Petróleo (SNMP) decidió expulsar de sus afiliados a la Compañía Minera Casapalca, debido a la serie de denuncias por sus malas prácticas y su incumplimiento en temas ambientales, laborales y de seguridad. Entre las denuncias presentadas a la minera fue que mantenía a través de “contratas eventuales” a más de 1,000 trabajadores sin el goce de la participación en las utilidades.
639

Paso a paso logran su objetivo. A inicios de semana, Casapalca fue escenario de protestas y choques con la Policía. Se veía la unión de los mineros, quienes a un solo grito querían salir de la paupérrima condición laboral y advirtieron, con bloqueos de vías, que buscarán el pago de las utilidades por producción. Las negociaciones con la minera y el Gobierno empezaron. Cuatro días después, ayer los trabajadores confirmaron a LA PRIMERA que minera Casapalca empezó a ceder. Ya no les ofrece el bono de 1000 soles, sino que aumentó su propuesta a 2 mil en el pago de utilidades desde el 31 de julio del 2007. Sin embargo, los mineros se mantienen firmes en su posición de exigir como mínimo 5 mil soles. Precio ínfimo pero menos humillante, ante los millones extraídos de las entrañas peruanas.

El secretario general del sindicato minero de Casapalca, que agrupa a 1800 trabajadores, nos informó que “pese a lo ofrecido por la empresa, la masa trabajadora quiere lo justo y no permitirán que se les discrimine, pues por la misma o menos producción a trabajadores en planillas les dan más de 10 mil soles”. Según el sindicato, más del 90% de trabajadores de la empresa están contratados por services. Y de eso se vale la empresa para argumentar que legalmente no deben recibir utilidades, pero ya les han ofrecido el bono.

“La masa trabajadora ya se cansó de esperar. Ya quieren ir a Lima para protestar, pues son varios días sin una solución definitiva”, dijo Condori. Sin resultados, su huelga continuará. Ya han lanzado advertencias con sus bloqueos de carreteras, pero quieren hacerse oír de otra manera. Hoy empezarían su marcha de sacrificio a Lima y aprovechando el marco de las cumbres internacionales saldrán a las calles.

Explotación laboral
Ubicado en la serranía limeña, el yacimiento minero de Casapalca se encarga de la producción de plata, zinc, plomo y cobre. Los más de 4200 metros sobre el nivel del mar ya no son problema para los trabajadores mineros que habitan y laboran en el lugar. Se acostumbraron a vivir entre un sol seco, heladas y lluvias torrenciales. Sus rostros lucen protegidos e identificados con cascos ante los golpes del frío viento. El clima ya no importa cuando tienen que alzar su voz ante la injusticia, al afrontar el grave problema de la explotación: No la de algún mineral, sino de sus condiciones como trabajadores.

En su mayoría son trabajadores mineros que llegaron de Huancavelica y otras regiones de la sierra. “Adentro de la mina todo es polvo, humo, gases. Hay contaminación por todos lados y nuestros respiradores no son adecuados. Queremos que nos respeten las condiciones laborales, no tenemos horas de refrigerios, y nuestra jornada de trabajo dura de 10 a 12 horas para ganar un promedio de 22 soles diarios. Empezamos dentro de la mina a las 8 de la mañana y recién como a las 5 de la tarde podemos comer algo”. Ésta es la queja del presidente del comité de lucha del sindicato minero de Casapalca, Claudio Boza. Él trabaja para la minera desde hace 3 años y no se explica por qué cada vez que bloquean las vías (único reclamo para ellos) sale hasta el presidente Alan García “a reprimir sus marchas como si fuéramos delincuentes”.

“Cuando estaba en campaña, García nos prometió eliminar los services o los contratos por terceros, pero llegó al poder y no cumplió. No somos locos, sólo reclamamos lo justo”, advirtió el minero Luis Pérez Astete. Los hijos de los mineros se pasean por el campamento apoyando a sus padres, pero a la vez sufren por la pobreza y las dificultades en las que viven.

Pilar Quispe vive en Casapalca desde hace 13 años, cuando su esposo Víctor Arias ingresó a trabajar a la mina. Su esposo asegura que viven entre 4 a 6 mineros en cuartos de 2x2 en los campamentos que les da la empresa. Sin embargo, el drama lo vive su familia. “La minera sigue expandiéndose, pero mi esposa e hijos sufren al pagar 150 soles para vivir con nuestros hijos además de darles estudio por los sueldos míseros que recibimos”, reveló.

“Derramamos sangre y lágrimas por nada”
Junio de 2007. Las protestas y choques con los agentes del orden dejaron cinco muertos, entre mineros, niños y policías. En ese entonces, exigían la reposición de 300 despedidos, la entrega oportuna de almuerzo, y el aumento del pago por jornal. Un año después, la situación de los mineros no ha cambiado. Aún piden justicia y respeto a su trabajo.

En el kilómetro 113 de la Carretera Central, las carpas de hule de los mineros resisten y tienen carteles y banderolas anunciando su lucha. Todos son un solo puño, todos comen de las ollas comunes. Jesusa Huilcas, esposa de Urbano Márquez quien trabaja hace 10 años en la minera, asegura que “muchas veces los trabajadores fueron manipulados al mentirles que los pasarían a planillas”. El secretario de organización, Rubén Hurtado no quiere más enfrentamientos con la policía, sólo busca que el reclamo minero sea atendido pero advirtió que “lo que suceda con la policía será responsabilidad del gobierno, pues Alan García sólo ordena represión. Ya en años anteriores, hemos derramado sangre y lágrimas, pero hasta hoy nuestra lucha sigue porque el Gobierno no nos hace caso”.

Gianfranco Gonzales F.
Enviado especial a Casapalca


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD