Mariscos peruanos vetados en Europa

Ni almejas, ni palabritas, navajas ni otros mariscos peruanos que adornan la popular paella y tienen un alto consumo en España y otros países, tienen acceso a esos mercados, debido a que el Ministerio de la Producción no ha podido mejorar nuestro sistema sanitario.

| 07 marzo 2009 12:03 AM | Informe Especial | 3.7k Lecturas
Mariscos peruanos vetados en Europa
(1) Viceministro Alfonso Miranda debe responder por intervención de la UE. (2) Condiciones sanitarias en algunas zonas de pesca dejan mucho que desear. (3) Mariscos peruanos ya no se sirven con la paella a la valenciana (4) Facsímile de comunicaciones de España y la UE sobre el caso de moluscos peruanos.

Más datos

Lo que puede pasar por incumplir normas
1. Suspensión de asesoría española al Perú para mejora del sistema sanitario, incluidas las acciones que estaban previstas para marzo.
2. Cierre del mercado europeo para todas las exportaciones pesqueras del Perú.
3. Impacto negativo en la negociación del TLC con Europa y en otras negociaciones (China, Japón, etc.)
4. Cierre de empresas y pérdida de puestos de trabajo.
5. Mayor conflicto social en las zonas de pesca.
6. Reducción de ingreso de divisas.
7. Desconfianza de la UE hacia las autoridades peruanas vinculadas al sector pesquero.

Recomendaciones de la UE
1. Reclasificar las plantas por categorías, estableciendo cuáles cumplen con los requisitos de exportación. Retirar de las listas a las que incumplen las normas sanitarias.
2. Reclasificar las zonas de producción de moluscos.
3. Contratación de nuevos inspectores.
4. Capacitación adecuada de los inspectores.
5. Estandarización de criterios de inspectores para auditar e inspeccionar.
6. Implementación de programa de medicamentos y sustancias prohibidas.
7. Implementación del control sanitario por proceso.
3720

Increíble. Cuando toda la recatafila de analistas económicos advierten de los problemas del mercado internacional por la crisis y la baja del consumo, el Perú se da el lujo de dejarse expulsar de Europa por la desidia del ministerio de la Producción de cumplir con las exigencias sanitarias que le planteó la Unión Europea desde septiembre del año pasado para la importación de moluscos bivalvos y que motivaron la Directiva 2008/866/CE que prohibía el ingreso de estos productos procedentes del Perú hasta el 31 de marzo de este año.

Un brote de cinco casos de hepatitis A en Valencia, España, detectado el 11 de septiembre de 2008, determinó una alerta en toda Europa frente a las coquinas/tellinas congeladas procedentes de Perú, a las que se le imputó diversas deficiencias sanitarias que habrían introducido la enfermedad. Este caso fue revisado en el Perú con la empresa exportadora, determinándose manejarlo en estricta reserva. El entonces ministro Rey pidió avergonzadas disculpas en nombre del Perú “por los casos de hepatitis detectados recientemente en España con el consumo de coquina importada…” y dispuso que el Instituto Tecnológico Pesquero (ITP) y el viceministerio de Pesquería se encargaran de resolver este problema.

A fines de septiembre, el Produce destituyó al presidente del directorio del ITP, Francisco Pásara y al director de Sanidad Pesquera, Isaac Chang, y los reemplazó por los ingenieros Manuel Gallo y María Estela Ayala. En octubre cayó el gabinete Del Castillo por el escándalo de los petroaudios y el ministro Rey quedó sin fajín, a la espera de una prometida embajada, mientras que en el Produce fue nombrada Elena Conterno. En resumen, el único de los actores principales del caso de los moluscos que continuó entornillado en su puesto fue el viceministro Alfonso Miranda, el que debía haber notificado a su ministra que estábamos en un plazo crítico para adoptar decisiones.

¿Qué se hizo desde entonces? El 12 de noviembre el Perú fue notificado de la prohibición europea, que abarcaba diversos productos con la única excepción de la concha de abanico de acuicultura (sembrada) y se estableció en común acuerdo el compromiso de nuestro país de aplicar medidas correctivas inmediatas y de autorizar una inspección de la Comisión UE en los siguientes meses. El 9 de diciembre, la responsable de temas bilaterales de la UE en asuntos sanitarios, Cristina Laso, se quejó ante la embajada del Perú en Bruselas por la falta de información y la ausencia de un informe de medidas que el Perú haya venido adoptando sobre este asunto.

Peor que en Calcuta
A fines de diciembre se nombra como asesora del ITP a la técnica española, Dra. Ana Martínez Fernández quien verificó el atraso en que se encontraba el cumplimiento de las exigencias de la contraparte europea e hizo una serie de recomendaciones: mejorar desembarcaderos, revaluar laboratorios, reclasificar las plantas de procesamiento, estandarizar los criterios de evaluación de los inspectores, capacitación, etc. Estas conclusiones fueron expuestas ante la ministra Conterno y ADEX, que fue la que financió su intervención. En un aparte de su informe, Martínez comentó la situación sanitaria del mercado mayorista pesquero de Ventanilla (a escasos metros del ITP) manifestando que las condiciones sanitarias eran peores a las de Calcuta en la India.

Según el informe, hay una manifiesta “falta de autoridad” de los funcionarios al depender de la empresa privada (le faltó indagar sobre las relaciones del viceministro Miranda con la SNP y diversas empresas que están supuestamente bajo su control). También mencionó el número insuficiente de inspectores y la falta de recursos del aparato público (locales, vehículos, etc.)

El 15 de enero, durante la visita oficial de la asesora española al desembarcadero de Parachique en Piura, alguien dio la orden de suspensión de actividades, con lo que la evaluación quedó debilitada. Los pescadores señalaron al viceministro Miranda y a los presidentes de ITP y Fondepes como los responsables de esta jugada. Pero, ¿por qué sabotear la determinación objetiva de deficiencias, de modo de tomar las medidas de solución que correspondan?, ¿qué turbios intereses pueden funcionar para que no se haga un mejor saneamiento en el sector?

Del 26 de enero al 4 de febrero visitaron el país dos expertos españoles: Bernardo Nores y José Viñuela, quienes confirmaron las deficiencias del sistema sanitario. Una de sus observaciones indica que las plantas trabajan con doble estándar de calidad: se tiende a cumplir las normas sanitarias para los productos de exportación mientras que los que van al consumo nacional no las cumplen simplemente. Igualmente hicieron notar la falta de imparcialidad de las autoridades por su alta dependencia de la empresa privada.

Deficiente control
En su último informe ante la Comisión Europea, Cristina Laso ha vuelto a la carga, indicando que el Perú no tiene personal especializado para llevar adelante los controles sanitarios. Además hay muy poco control sobre los barcos; zonas de producción muy extensas y poco apropiadas para la captura de mariscos; poco rigor en el manejo de residuos.

En vista de esta situación, la encargada de la UE considera que no puede pronunciarse por el levantamiento de las sanciones a nuestro país, lo que llevaría a prolongar la prohibición hasta fines del presente año. La embajada peruana en Bélgica, ha indicado que dadas estas conclusiones lo que se puede ver es que se ha pasado de la emergencia creada por las tellinas y el brote de hepatitis, a un cuestionamiento de todo el sistema sanitario peruano y del rol de las autoridades.

Una vez más, las determinaciones del viceministro de todos los ministros, significan problemas para el país y para el desarrollo de una sana y exitosa actividad pesquera.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación

Loading...


En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD