Los jueces del Wiese-Scotiabank

En mayo del presente año, algunos medios informaron sobre la apertura de un proceso de investigación de la OCMA a los vocales superiores de la 4ta Sala Civil de Lima, Rafael Jaeger Requejo, Alicia Távara Martínez y Carmen Barrera Utano, por el presunto delito de prevaricato, a raíz de un fallo contradictorio en el que modificaron una resolución emitida por ellos mismos.

Por Diario La Primera | 04 ago 2008 |    
Los jueces del Wiese Scotiabank
(1) El Banco Wiese fue la cabeza financiera de la mafia. (2) Los magistrados muy rara vez sancionaron a otros jueces. Esta situación debe cambiar. (3) Poder Judicial, algunos fallos son tan turbios como en la década del 90.
Existe una sala judicial que arregla feos negocios de la década pasada y que es quejada constantemente, pero no pasa nada.

Más datos

DETALLE

En el proceso Wiese versus Varadero Sur, actuó como relatora la doctora Távara Martínez, cuya función era estudiar el caso y proponer el texto de la resolución correspondiente. Pero si uno estudia el historial reciente de la citada magistrada se encuentra que tiene 49 expedientes en la OCMA, 31 ya archivados, 5 con investigación abierta, 14 en pleno trámite. Aquí podría plantearse la pregunta de si estamos ante el principio de los otorongos, porque los jueces muy rara vez sancionan a otros jueces a pesar de las inconductas flagrantes.

Donde habían confirmado la resolución de primera instancia que concedía una medida de protección cautelar a favor de una empresa frente a los embargos y sobre-embargos planteados por el Banco Wiese, que representaban un abuso de su derecho a cobrar sus créditos, emitieron luego otra que anulaba su propia decisión. En espacio de pocos meses pasaron de declarar que no procedía la nulidad de la determinación inicial del juez del 32 Juzgado, a echarse abajo la misma resolución ratificada.

Obviamente, esto no puede hacerse. Pero ocurre. La 4ta Sala Civil, cuyo presidente titular es el conocido vocal Ángel Romero, destituido inicialmente en su cargo de presidente de la Corte Superior y restituido luego, en un oscuro proceso, por el Consejo de la Magistratura, en una revisión del caso donde también hubo varios cambios de voto de una resolución a otra, tiene en su haber un sinnúmero de fallos que afectan la recta administración de justicia y que curiosamente favorecen al mismo cliente… es decir, litigante: el Banco Wiese (hoy Scotiabank)

Para meditar
No hay ninguna novedad en recordar que el Banco Wiese y su versión posterior el Wiese Sudameris (fusión del Wiese con el Banco de Lima), fue un instrumento clave de las operaciones financieras digitadas desde el poder y en particular desde el SIN de Montesinos, para blanquear recursos de la corrupción, entre ellas la creación de cuentas puente del asesor para trasladar recursos al exterior. Pero otra de sus gracias de la época fue su intervención en procesos de endeudamiento, muchas veces excedidos, de parte de empresas que empezaban a emerger después de la crisis hacia mediados de los 90, que entraron en bache con la crisis asiática del 98 y que fueron embargadas y absorbidas por el banco y grupos mafiosos asociados.

Esto dio origen a demandas judiciales como las que hace la empresa Varadero Sur en relación a un leasing (alquiler venta) de la planta Pesquera Ilo, que llevó a una sucesión de embargos e inmovilización de un enorme capital. Cuando el juez advierte que hay un exceso y lo que se está buscando no es el cobro de la deuda, sino esquilmar al grupo económico deudor, concede el amparo que permitía la continuidad de la gestión hasta la resolución de la causa. Pero como se ha dicho la 4ta Sala, en forma contradictoria, corrige su propio fallo y ordena desamparar al reclamante.

Llama la atención dentro de este y otros casos que tenemos en estudio, que el cambio de propiedad del Wiese hacia el canadiense Scotiabank no haya significado una revisión de los criterios éticos de decisiones anteriores y buscado vías de conciliación con los afectados. Al contrario, los procesos han continuado tal cual, con los mismos abogados, igual argumentación y repitiendo las mañas judiciales del pasado que son aplicadas con mucho recato por ciertos jueces.

Caso “Comercio del Acero”
Entre varias perlas de la justicia pro-bancos podemos contar el caso de la empresa “Comercio del Acero”, perjudicada por el remate de sus depósitos de harina de pescado, que ya no eran parte de la garantía de crédito con el Wiese y cuyo precio de venta alcanzó los 417 mil dólares que no fueron descontados de la deuda total, configurándose en apropiación ilícita de patrimonio. La 4ta Sala convalidó este despojo. Trece magistrados fueron denunciados por este asunto, entre ellos Ángel Romero, Rafael Jaeger Requejo, y Carmen Barrera Utano.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.